Última Hora

A las 7:00 p. m. de este jueves 31 de diciembre ninguna persona podrá transitar por las calles y los comercios ya estarán cerrados, según indican las medidas impuestas por las autoridades.

Esto impacta, en gran medida, a los restaurantes que en años anteriores atendían y celebraran el Año Nuevo con muchas familias y consumidores.

Sin duda alguna, la Cámara Costarricense de Restaurantes (CACORE) asegura que este será el 31 de diciembre más “malo” en muchos, muchos años.

“Nadie sale a cenar en Costa Rica a las 5 de la tarde, entonces lo que están haciendo es condenar a los restaurantes a que a partir de las 2 de la tarde ya no tengan nada que vender. El consumidor almuerza o cena, normalmente un día como hoy no hace un almuerzo tarde o una cena temprano”, aseguró Mauricio Rodríguez, director ejecutivo de la Cámara.

El sector ha estado siempre en contra de la restricción, siendo uno de los puntos que les afecta más, aparte del aforo.

En esta oportunidad los comercios fueron avisados del horario al menos una semana y media antes, por lo que no muchos se quedaron con el inventario.

Sin embargo, la afectación mayor, según indicó Rodríguez, en el horario del personal y la reducción de jornadas laborales.

“Aquí no es tanto el tema de inventarios, aquí es también el empleo. Lo que pasó es que esta semana y la que viene se va a bajar muchísimo las horas de trabajo y tenemos entendido que van a haber bastantes suspensiones de contrato. Los restaurantes se quedarán con el mínimo personal hasta las 6 de la tarde”, añadió el director.

Para los primeros días de enero se espera que aumente un poco la visitación a restaurantes, tanto para los del Área Metropolitana como para los de las zonas turísticas.