Última Hora

La reapertura gradual de la actividad comercial y productiva en el país permitió desacelerar la caída económica, según la nueva proyección del Banco Central de Costa Rica.

La entidad presentó este sábado un nuevo Informe de Política Monetaria en que estima una contracción de 4.5%, 0.5% por debajo de la cifra anunciada en julio anterior.

El Central, además, proyectó un incremento de 2.6% en la producción para 2021, 0.3% mejor que hace tres meses.

Según la entidad, esto se debe principalmente al proceso de reapertura en el que se encuentra el país luego de meses de confinamiento y también a la baja en las tasas de interés internacionales y términos de intercambio favorables por la baja en el precio de materias primas como el petróleo.

Aún así, el informe subraya que esa mejora en las proyecciones no puede ni debe obviar el impacto negativo que la pandemia tuvo y tiene en la economía nacional y mundial.

“El desempeño económico ligeramente mejor al previsto no debe nublar la profunda dimensión económica y social de la crisis que atravesamos: la contracción económica en el 2020 será la segunda mayor desde 1950, año en que inician las estadísticas oficiales de cuentas nacionales”, dijo el Central.

La entidad también aclaró que aunque las tasas de interés internacionales han disminuido, los rendimientos sobre la deuda externa de muchos mercados emergentes considerados como más vulnerables, incluido nuestro país, han registrado fuertes aumentos como resultado de la incertidumbre y la pérdida de apetito por riesgo en los mercados financieros internacionales.

“Otro indicador que apunta a una leve mejora en la actividad económica es el comportamiento del alquiler de viviendas en todas las provincias del Gran Área Metropolitana. En efecto, en abril y mayo el precio de los alquileres tendió a caer con respecto a enero del presente año. Sin embargo, en setiembre los precios se recuperaron, aunque todavía se mantuvieron por debajo de los valores de enero.

“De igual modo, las tasas de ocupación y las tarifas de los hoteles, que habían registrado una caída significativa entre enero y abril del presente año (superior al 80% en el caso de la tasa de ocupación), muestran en setiembre una mejora”, afirmó el Central.