Última Hora

La aprobación este lunes en segundo debate del proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas (conocido como plan fiscal) supone el inicio de la reforma tributaria más importante en la historia de Costa Rica.

Aún en su versión actual, menos agresiva que sus dos borradores anteriores, la reforma fiscal traerá consigo una serie de cambios inmediatos que buscan reducir, en el transcurso del próximo año, al menos 2% del déficit fiscal (hoy en poco más de 7%).

Esos cambios se centrarán en la instauración del Impuesto de Valor Agregado (IVA) en lugar del tradicional Impuesto de Ventas, lo que por ejemplo permitiría también gravar ciertos servicios.

Además, traerá reformas al Impuesto de Renta, a la ley de empleo público y la instauración de una más estricta regla fiscal para el Gobierno.

Todos esos cambios; sin embargo, se empezarán a instaurar en los próximos meses, pero sus efectos sí podrán ser mucho más inmediatos en otras áreas.

Por ejemplo, para el economista Daniel Suchar, la aprobación de la reforma supone un alto a la incertidumbre que ha acompañado al país en los últimos meses, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

“Ahora tenemos una hoja de ruta mucho más clara para toda la ciudadanía, ya sabemos a lo que vamos. Si bien es cierto traerá consigo aportes en la parte inquisitiva, también vienen otros cambios en la administración del gasto, la renta y las leyes de empleo público que eran urgentes y necesarios para mejorar las finanzas del país”, aseguró.

Suchar añadió que las “nuevas reglas de juego” beneficiarán a los inversionistas, grandes y pequeños, pues ahora van a tener un panorama claro, algo que se notará en indicadores muy puntuales.

“Podemos esperar una tasa de cambio mucho más tranquila, menos volátil, porque la ansiedad de comprar en dólares por esa misma incertidumbre de qué pasará ya no debería ocurrir.

“Es de esperar también un positivismo a la hora de esperar inversión extranjera, qué ya no a estar pendiente de los ultimátum que las calificadoras de riesgo le habían dado al Gobierno. Los bonos de deuda ticos también van a ser más atractivos… y todas estas son apenas aristas de lo mejor posicionado que ahora va a estar el país”, explicó.

¿Es suficiente?

Si bien la expectativa del Ministerio de Hacienda es que esta primera propuesta de reforma consiga en cuatro años reducir a la mitad el déficit, los expertos están claros en que hay muchísimo qué modificar y añadir para que la reforma consiga su cometido.

“El plan es el jugador estrella, no hay duda, pero no puede ser el único en la cancha. Tienen que venir más cosas. La reforma va a ser un proceso de educación tanto para las autoridades como para las personas, pero hay que aprender.

“Hoy hay un mensaje muy positivo, pero faltan leyes que apoyen esta reforma, leyes que reduzcan aún más la evasión, leyes a las cooperativas por ejemplo. No se duda de que el plan es muy bueno, pero es apenas la columna vertebral, necesita otros ayudantes”, dijo Suchar.

La gradiente en el IVA (no gravará todo por igual) es algo que a mí en lo personal no me gusta, que además creo que complicará mucho la labor de Hacienda, pero que uno entiende que se trata de concesiones de carácter más político que había que hacer, aunque también habrá que evaluar”, explicó.

El economista también tuvo palabras para aquellos que observaron en el fallo de este lunes una derrota.

“Estos problemas fiscales han sucedido en otros países y esos países han salido muy bien parados no solo a nivel económico sino también social gracias a reformas fiscales como esta.

“Tenemos que avanzar sobre este mundo socializado, poner en práctica buenas prácticas que otros ya han realizado. 

"Uno entiende que no se quiere pagar los platos rotos de otra persona, pero hay que tener claro que el problema es del país, es un tema de comunidad en el que todos tenemos que ayudarnos y que va a ser muy beneficioso porque así lo demuestran muchos otros países que ya caminaron por aquí”, finalizó el experto.