Última Hora

En los últimos meses el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) ha publicado, con más frecuencia, fotos de personas que requieren ser ubicadas.

La institución asegura que ninguna de las desapariciones reportadas en Costa Rica está relacionada con grupos criminales dedicados al secuestro, captación o retención de personas. 

"Se puede asegurar que, hasta la fecha, todos los reportes de desaparición que se tienen registrados corresponden a casos aislados (...) Ninguna desaparición está relacionada con un grupo criminal que se dedique sistemáticamente a “captar, raptar o secuestrar", indicó el OIJ tras una consulta realizada por Teletica.com.

Además, la autoridad señaló que en los casos de desapariciones también se han descartado grupos que se dediquen a la trata de personas con fines de extracción ilegal de órganos, tal y como se ha dicho en cientos de mensajes falsos y correos masivos que alertan a la población de manera errónea y provocan pánico. 

Según los datos suministrados por la Policía Judicial, el 99% de los casos corresponden a personas que de manera intencional y voluntaria decidieron ausentarse de su círculo familiar o de quienes tienen a cargo su custodia. 

"Para ejemplificar la situación, muchas de las mujeres que están en proceso de ubicación se han alejado de un entorno de violencia y por ello no desean ser contactadas, en otros, han decidido establecer una nueva vida", menciona el OIJ. 

El 1% restante es catalogado por los analistas criminales como "situación no controlada"; sin embargo, se explica que esta categoría muchas veces es producto de algún accidente, como lo podría ser un incidente de tránsito, desaparición en una montaña, caída a un río, etc. 

Denuncias por extorsión

En otro ámbito, el OIJ señala que sí se han recibido denuncias ligadas a grupos criminales por el uso de plataformas tecnológicas que permiten el contacto con las víctimas, en donde se les extorsiona para que envíen material con contenido sexual, o supuestas llamadas telefónicas para concretar entrevistas laborales y así abusar sexualmente de las personas. 

"La motivación en este tipo de casos es diferente, ya que lo que se busca es extorsionar a la víctima, no hacerla desaparecer; también se han tenido casos de violadores seriales, pero no tenemos registro de desapariciones sistemáticas u orquestadas", se agregó.

El mejor ejemplo es el sitio web Skokka​, una página utilizada para promocionar servicios sexuales, en donde los usuarios se ponen en contacto con quienes los ofrecen. El OIJ presenta una multiplicidad de denuncias asociadas a este sitio en Internet.