Última Hora

Los arrecifes artificiales instalados en Playa Blanca, Puntarenas, en diciembre ya albergan vida marina.​

“La aparición de esta diversidad biológica que hemos estado observando en el transcurso de diciembre hasta marzo ha sido gracias a la colocación de esto arrecifes artificiales”, aseguró Carlos Pérez, biólogo del Instituto Nacional de Aprendizaje (INA).

Los 15 arrecifes artificiales en forma de campana intentar recrear los arrecifes naturales.

“Es un apoyo muy valioso para que los peces y distintos organismos como pulpos, tortugas marinas, algas, moluscos, crustáceos para que tengan un lugar donde refugiarse durante su ciclo de vida”, agregó el biólogo.

Los arrecifes artificiales de 600 kilos cada uno cumplen con funciones muy especificas como ser rompeolas, promover la formación de escuelas de peces que benefician la pesca recreativa y la parte turística.

 “Este proyecto tiene el total interés por parte de la Comisión Nacional de Corales dado que están elaborando un protocolo de arrecifes artificiales para poner un ordenamiento para que si alguna organización decide colocar uno de estos, se pueda regir en el manual que están haciendo. Este proyecto en Punta Leona ha tenido un laboratorio muy bueno para generar información valiosa sobre el impacto de los arrecifes, dado que hay muy poco estudio en Costa Rica”, finalizó Pérez.
.

Esta iniciativa fue impulsada por Punta Leona, Mare Blu, INA y Dive Costa Rica.

Mare Blu a parte de encargarse de la elaboración de los arrecifes, está buscando fondos para continuar con el proyecto.

En los próximos dos meses se quieren instalar otros 15 arrecifes, pero para crearlos necesitan apoyo económico. Si usted desea sumarse a esta causa puede escribir a info@mareblucr.org

Créditos de fotografías: Punta Leona Sostenible.