Última Hora

A solo cinco días de que arranque el curso lectivo 2021, los sindicatos de educación continúan en desacuerdo con algunos panoramas. 

Entre estos están las malas condiciones de algunos centros educativos. Incluso, valorarían organizarse entre ellos para no asistir a dar clases si los problemas continúan. 

Así lo confirmó Zaray Molina, presidenta de la Asociación de Educadores de Segunda Enseñanza (APSE), a Teletica.com. 

Para los profesores el problema no es la presencialidad en sí, sino las condiciones a las que están expuestos a trabajar.

"Nosotros sí estamos de acuerdo que se haga presencial, pero con las condiciones correctas. Lo que estamos viendo es que no se está haciendo lo necesario para que eso sea así (...). Por eso hablamos de cierres, no de todo el curso, sino de centros educativos específicos por las condiciones", aseguró Molina. 

Según APSE, cumplir con las condiciones del Ministerio de Salud no se limita al tema de COVID-19, también hay que tomar en cuenta la infraestructura y las condiciones laborales. 

Según datos del Ministerio de Educación Pública (MEP), hasta este martes poco más de 750 las escuelas y colegios contaban con una orden sanitaria, tambaleando su regreso a clases presenciales.

COVID-19

Otro tema que les preocupa es la exposición que tienen los docentes al virus, ya que una parte de ellos tienen factores de riesgo. Aseguran que han externado esto al MEP, pero sin respuesta alguna. 

"La gente no sabe cómo va a atenderse la situación de ellos que son hipertensos, asmáticos, que tienen condiciones peligrosas para que estén los centros educativos", dijo Molina. 

Desde hace algunos días, los docentes han pedido que se les priorice en la vacunación, pero entienden que es el Ministerio de Salud el encargado de esa decisión.

Además, no se ha especificado, indicaron, el protocolo para el transporte escolar, algo que puede causar contagios entre los alumnos.

Sobrecarga laboral

Los educadores denuncian que el 2020 fue un año que expuso aún más la sobrecarga laboral que enfrentan, conforme se fue implementando la virtualidad. 

Esto afectó tanto al docente como al estudiante. Ahora temen experimentar lo mismo en la modalidad combinada.

"El temor persiste y la falta de claridad y experiencia en una modalidad de educación combinada, hace que se prevea la presencia de un curso lectivo con una fuerte sobrecarga laboral", añadieron los sindicatos. 

Recorte de plazas

Este es uno de los temas que más preocupa al sector desde hace ya varios meses. 

Según indicó el Sindicato de Directores y Administradores del Sistema Educativo (ADEM), el MEP puede nombrar solo el 20% de las plazas que quedan vacantes, mientras que el 80% restante no puede ser sustituida.

"Lo ideal en la situación actual sería que el MEP pudiera disponer de la totalidad de plazas vacantes para que sean ocupadas por más personal, el cual a su vez cumpliría con la demanda de trabajo", indicó la institución. 

La situación, consideraba un error "garrafal", representó el recorte de 69 mil millones de colones del presupuesto del año anterior.