Última Hora

El Instituto Clodomiro Picado (ICP) ya envasó los primeros dos lotes de inmunoglobulinas de caballo con las cuales se pretende tratar a pacientes graves por COVID-19.​

“Después de varios meses de trabajo, finalmente hemos logrado envasar la formulación de inmunoglobulinas equinas. El proceso ocurrió según lo programado. Los datos previos que tenemos indican que las formulaciones cumplen con el diseño que habíamos establecido”, comentó el doctor Guillermo León, coordinador de la División Industrial del ICP-UCR.

Ahora sigue una de las fases más estrictas del proceso: el control de calidad. En este momento, las formulaciones están siendo sometidas a una serie de rigurosos análisis que incluyen la prueba de esterilidad.

El propósito de esta evaluación es garantizar que el suero sea seguro para los pacientes antes de enviarlo a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Además, la Universidad de George Mason en Estados Unidos está analizando si las formulaciones de los científicos costarricenses inhiben la infectividad del virus SARS-CoV-2 en células de cultivo.

Si todo resulta con éxito, se enviarán los lotes a la CCSS y los resultados del estudio clínico que efectuará la institución serán los que determinarán, de manera concluyente, si las formulaciones realizadas son eficaces para el tratamiento de los pacientes con COVID-19.

Estos lotes tienen concentraciones bastante más altas que las del plasma de pacientes recuperados. Sin embargo, solo el estudio clínico dirá si las formulaciones son eficaces.

La Universidad de Costa Rica comunicará sobre el avance de este proceso, el cual podría tardar un par de semanas, así como la entrega oficial de los lotes a la CCSS.