Última Hora

La ministra de la Condición de la Mujer, Patricia Mora, se refirió este jueves a la denuncia que una asesora del diputado Erick Rodríguez presentó la semana anterior contra funcionarios de ese despacho y el propio diputado por diferentes episodios de presunto acoso sexual, laboral y político.

La denuncia, interpuesta ante el departamento de Salud Ocupacional de la Asamblea Legislativa, fue respaldada por el INAMU mediante una carta de Mora dirigida al presidente del Congreso Eduardo Cruickshank para que investigue en la brevedad las denuncias presentadas.

“La denuncia es muy grave, estamos presumiendo que hay acoso laboral, político y que incluso podríamos estar ante un caso de acoso sexual.

“No hemos recibido ningún tipo de respuesta por parte del directorio, pero será a partir de las medidas que ellos decidan tomar que nosotros podríamos ver qué otras medidas se pueden tomar”, dijo Mora.

La jerarca aseguró por ser un tema en investigación no puede ahondar en detalles más allá de los que ya presentó en la carta enviada a la Asamblea Legislativa, pero respondió a los cuestionamientos que han surgido sobre la tardía denuncia de la asesora a los hechos acusados.

"¿Sabe por qué a las mujeres nos cuesta tanto romper el silencio y terminar denunciando? Porque vea lo que está sucediendo: el caso se mediatizó y la prensa, en su labor legítima de informar, terminamos entre todos revictimizando a la presunta ofendida.

"Usted entra a las redes y se encontrará todo tipo de vejámenes en contra de cualquier mujer que se atreve a denunciar, por eso nos cuesta tanto denunciar, porque usted sabe que en los tribunales de este país de cada 100 denuncias se desestiman 85", afirmó.

"¿Por qué un día ella fue violentada y por qué en la noche misma no fue y denunció?, porque es más fácil denunciar que a uno le robaron un celular, donde normalmente le creen a uno y además de que es un delito y tocar una nalga no, esa es la cantidad de barreras con las que topamos y eso desestimula la denuncia", añadió.

En la carta enviada por Mora se relata una serie de situaciones percibidas como acoso laboral por parte del diputado, quien según la denunciante la habría amenazado con despedirla si no regresaba a trabajar pese a que sufre de una condición de salud que la hace susceptible al COVID-19, por lo que se había mantenido en teletrabajo.

“Por otro lado, le han asignado funciones que se encuentran fuera de su capacidad u conocimiento como por ejemplo ‘elaborar una querella no siendo ella abogada’, o descalificarla indicándole realizar acciones de servicio a sus compañeros como mandados, o servirles el café.

“Relata que en una oportunidad en que fueron obligadas a asistir a una fiesta, los compañeros se excedieron en la toma de licor y uno de ellos ‘le agarró una nalga’. El diputado enterándose de lo sucedido, hizo caso omiso de la queja”, añade.

El legislador negó estas acusaciones y aseguró que luego del proceso planteará demandar a la asesora, quien se encuentra incapacitada, por injuria, calumnia y difamación.

Para el diputado se trata de un caso de "revanchismo" por exigirle presentarse a trabajar dos días por semana, pues no existía una incapacidad en ese momento que le impidiera hacerlo.

Puede repasar el caso completo y la descarga del legislador en la nota adjunta.