Última Hora

Costa Rica está reportando, nuevamente, días con más de 2.000 casos de COVID-19. Algunas regiones del país, como la Zona Norte, experimentan una saturación hospitalaria importante debido a la cantidad de enfermos.

Al mismo tiempo, las autoridades anuncian que en setiembre se eliminará la restricción vehicular diurna de los sábados y domingos. Los aforos de bares también aumentarán en las siguientes semanas.

¿Por qué el Gobierno "flexibiliza" las medidas sanitarias si los contagios siguen subiendo y los hospitales se están llenando otra vez?

Según el ministro de Salud, Daniel Salas, la respuesta se encuentra en los estudios realizados por el Observatorio del Desarrollo de la Universidad de Costa Rica.

"En las últimas semanas, la colaboración estadística para disminuir contagios que está aportando la restricción vehicular sanitaria de fines de semana, es bastante bajo el impacto que tiene", explicó en conferencia de prensa. 

"Es muchísimo más fuerte y mucho más importante, por encima incluso de 66%, la restricción vehicular nocturna, en la colaboración para disminuir contagios", agregó.

El jerarca dejó claro que las medidas "no están escritas en piedra" y pueden cambiar según el comportamiento del virus. Eso sí, defendió que todas las decisiones están respaldadas en criterios científicos. 

"Estas decisiones tampoco es que son antojadizas, tenemos estudios que las respaldan, así como siempre lo hemos hecho, durante toda la pandemia", concluyó el ministro Salas.