Última Hora

Varios policías que cubrían las manifestaciones en Barranca de Puntarenas sufrieron un golpe de calor.

De acuerdo con el Ministro de Seguridad Pública, Michael Soto, el hecho se dio porque los uniformados tuvieron que caminar 40 minutos para levantar el bloqueo, con un fuerte calor y equipo pesado de antimotines.

Aunque se disponía de hidratación y alimentos, estos se quedaron en los microbuses que no podían pasar por el bloqueo.

Algunos oficiales fueron atendidos por los mismos manifestantes, Cruz Roja y Bomberos.

El Ministro destacó su apoyo a la Fuerza Pública y aseguró que “realizan acciones muy profesiones, a pesar de los insultos, se han mantenido profesionalmente”.