Última Hora

Desde el pasado miércoles, todos los autobuses del país deben tener rampas habilitadas para pasajeros discapacitados.

Sin embargo, de qué sirve la rampa si la persona que las usa puede toparse con toda clase de obstáculos.

Gabino Castillo es uno de los pasajeros con discapacidad que requieren el uso de estos dispositivos. Él es un claro ejemplo de lo difícil que es utilizar el transporte público.

Roberto Sánchez es vecino de Sabanilla de Montes de Oca y todos los días utiliza este medio de transporte para trasladarse  a San José.

Al igual que Gabino, están complacidos con que a partir de esta semana todos los buses cuenten con rampa. Aunque dudan que algunas empresas lo cumplan.

El Consejo de Transporte Público informó a inicios de esta semana que más del 97% de los buses que circulan en el país ya cuentan con rampas.

El día de ayer, la Policía de Tránsito volvió a revisar algunos autobuses para verificar que cumplan con esta norma.

Para las personas discapacitadas, el tema de las rampas es un gran avance.

Sin embargo, las limitaciones también se están presentando en las paradas, ya que las condiciones de muchas no permiten que la rampa baje de manera segura.

Ahora que se venció la prórroga para que los autobuseros cumplan esta ley, personas como Gabino y Roberto esperan que se cumpla como se debe.