Última Hora

Este miércoles fue presentado en la Asamblea Legislativa un proyecto de Ley que pretende condonar la deuda de 77 millones de colones que tienen los vendedores ambulantes de periódico con la Municipalidad de San José.

Estos pregoneros deben pagar un impuesto de 5.000 colones mensuales por la actividad, sin embargo, en algunos casos es tan bajo el ingreso que no les alcanza para cubrirlo.

La situación preocupa a la Municipalidad de San José, por lo que la diputada María José Corrales se puso en contacto con las autoridades para impulsar la alternativa.

 “La actividad que realizan no les genera suficiente recurso para poder estar al día con sus obligaciones tributarias en dicha municipalidad y a lo largo del tiempo han venido acumulando bastantes intereses, lo que le genera obviamente una deuda importante”, indicó la diputada.

En total se les condonaría la deuda a 90 trabajadores que ya se tienen debidamente identificados con nombre, número de cédula y monto de la deuda, que en promedio va desde el millón y medio de colones hasta los 3 millones cada uno. 

Además de perdonar este monto, tras la aprobación del proyecto los vendedores quedarían exentos del pago de ahí en adelante. 

“En la coyuntura actual que se encuentra el país ante la pandemia que estamos viviendo y la afectación económica que esto conlleva, claramente estas familias se tienen que ver más perjudicadas. Por esta razón es que consideramos que esto puede ser un alivio para ellos”, comentó Corrales.

Debido a la pandemia esta actividad ha bajado considerablemente, por lo que si antes no les alcanzaba, ahora se ven envueltos en una situación más complicada. 

Por su parte, Marcelo Solano, director de la Policía Municipal de San José, aseguró que fue hace aproximadamente una década que se realizó esta reforma reglamentaria para el sector, con el objetivo de sujetarlos a una regulación urbana.

Al principio la mayoría de trabajadores lo cumplía, sin embargo, muchos de ellos empezaron a caer en mora al punto de que los intereses sobrepasaron la cantidad de deuda principal.

"Si no se impulsaba el proyecto la municipalidad tenía que verse obligada a realizar cobros judiciales y tratar de recuperar el monto, lo cual pasaría a arrebatarles los pocos ingresos que tengan”, concluyó el jerarca.