Última Hora

La pérdida de 80 minutos del audio de la reunión que mantuvo la Defensoría de los Habitantes con el presidente Carlos Alvarado y otras autoridades de Gobierno por el tema UPAD no afectó la investigación de esa entidad.

Así lo aseguró este lunes la propia defensora Catalina Crespo ante los diputados de la comisión que investiga el fallido decreto que creó la Unidad Presidencial de Análisis de Datos.

“El trabajo de la Defensoría en la investigación fue técnico-jurídico, basado en correos electrónicos, estudios de leyes, decretos, entrevistas y minutas, por lo cual el trabajo estaba basado en hechos. El audio es importante pero no determinante para la investigación”, dijo Crespo.

La defensora recordó que los 80 minutos perdidos de esa grabación responden al inicio de esa reunión y las intervenciones del presidente Alvarado y el entonces ministro de la Presidencia, Víctor Morales Mora.

Crespo se dio cuenta de esa pérdida el 4 de marzo anterior, 11 días después de la reunión que tuvo lugar el 28 de febrero pasado, donde también participaron por el Poder Ejecutivo la exministra de Comunicación Nancy Marín, la viceministra de la Presidencia Silvia Lara y los asesores Luis Salazar y Diego Fernández, ambos vinculados a la UPAD.

La defensora, además, detalló que había un hombre más en la sala que no fue identificado y que no aparece en la minuta.

Crespo aseguró que apenas notó el problema en el audio solicitó que se le brindaran razones sobre el faltante y las personas que tuvieron acceso a la grabación, pero al no quedar “ni clara ni satisfecha” con las respuestas remitió el caso a la auditoria y este recomendó su traslado al Ministerio Público, lo cual se hizo el 23 de marzo.

Por esa pérdida ordenó la creación de una comisión para que "no sucedan más estas situaciones" y una investigación interna que determine qué fue lo que pasó con ese audio.

La investigación, como ya había dicho la Defensoría, concluyó que la UPAD sí tuvo acceso a datos sensibles de los ciudadanos, según Crespo relativos al Tribunal Supremo de Elecciones, el Instituto Nacional de Estadística y Censos, la Encuesta Nacional de Hogares los datos del y Sistema Único de Beneficiarios del Estado (Sinirube).

Sobre el uso que se le dieron a esos datos y qué tan sensibles eran dijo que eso lo determinará la investigación del Ministerio Público. 

Crespo añadió además que luego de la reunión con el Presidente recibió la visita del funcionario de la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS) Daniel Soley, quien entre otros temas le habló de la UPAD y del Sistema de Alertas Tempranas (SART).

La defensora aseguró que Soley llegó sin previo aviso, pero que “no todos los días se recibe a alguien de la DIS” en la Defensoría, explicando el porqué fue recibido, pero insistió en que le pareció muy rara esa visita. 

"A mí me interesaba saber quién lo había mandado y para qué, porque un funcionario de la DIS no llega a la Defensoría para hablar de un sistema así", dijo.

También recibió la llamada del jerarca del IMAS Juan Luis Bermúdez pidiendo que rectificara lo dicho en la presentación de esa investigación de auditoria, algo que ella negó defendiendo que todo estaba debidamente respaldao.

Además dijo que la llamó el exministro de Bienestar Social y actual embajador de Costa Rica en Guatemala, Emilio Arias, quien le dijo que el Sinirube no tenía contacto con el Expediente Digital Único de Salud (EDUS).