La Policía Control Fiscal (PCF) y el Ministerio de Hacienda destruyeron 11.000 unidades de licor y 200.000 cigarros que ingresaron de manera irregular al país.

Esta mercancía se decomisó en el 2014 en el cantón de Grecia y hasta seis años después se procedió a realizar la destrucción.

Los licores y cigarrillos no ingresaron por la vía aduanera ni portaban fichas de salud, por eso fueron incautados por las autoridades.

El alcohol será depositado en una planta de tratamientos, los cigarrillos a un relleno sanitario y los envases serán reciclados.

Si desea más detalles puede ver el vídeo adjunto.