Última Hora

Lo que en teoría era un anfiteatro en la Guácima de Alajuela, ahora es una laguna cargada de basura y quienes lo aprovechan son los zancudos que propagan enfermedades como el dengue.

La situación es todavía más preocupante porque a la par queda el colegio de la comunidad, donde estudian a diario cerca de 520 menores.

El parque es propiedad de la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) y según Humberto Guzmán, funcionario de la institución, en los próximos días le estarán dando el mantenimiento necesario.

La caída de hojas y frutos de los árboles, bloquean los drenajes provocando la lamentable situación.

Observe todos los detalles de esta noticia en el video adjunto.