Última Hora

El impacto de la pandemia es global y nada escapa a sus consecuencias, incluido el medio ambiente. La universidad Memorial de Terranova, en Canadá, impulsó un estudio para determinar el impacto de la pandemia en la naturaleza.

El trabajo contó con el aporte de 84 equipos de investigación de todo el mundo, incluida Costa Rica, que estuvo representada por científicos de la Reserva Pacuare, administrada por el Proyecto de Ecología Internacional.

Con los humanos en casa, la mejora en el medio ambiente fue evidente. Esto se tradujo, por ejemplo, en la llegada de delfines a los canales de Venecia, menos animales atropellados en carreteras e incluso el avistamiento de buitres leonados en los cielos de Israel.

Pero la investigación desarrollada por la universidad canadiense también deja al descubierto un impacto negativo de la pandemia en el medio ambiente.

Con la gente encerrada, los apuros comenzaron para los proyectos dedicados a la conservación e investigación. La ausencia de visitantes e incluso patrocinadores se tradujo en complicaciones financieras para los proyectos que comenzaron a tener problemas para mantener su operar.

Incluso, la falta de vigilancia en algunos casos dio pie a prácticas ilegales como la casa furtiva, pesca ilegal, saqueo de nidos por parte de personas buscando alimento o incluso alguna forma de llevar dinero a sus hogares.

En Costa Rica, muchos proyectos sufrieron las consecuencias, al punto que tuvieron que suspender operaciones o llevarlas al mínimo como parte del reto para mantenerse a flote ante la adversidad.

Repase el reportaje completo en el video adjunto.