Última Hora

El Tribunal Supremo de Elecciones teme que el “clima emocional complejo” que creó la pandemia del COVID-19 repercuta negativamente en las elecciones nacionales de 2022.

Gustavo Román, asesor político del TSE, aseguró que más allá de la crisis sanitaria, la dimensión “económica, laboral y emocional” que trajo consigo el coronavirus provocan un “caldo de cultivo” en temas de desinformación.

“Ya de por sí los procesos electorales son momentos de altas emociones para una sociedad, pero en una situación de desempleo y crisis económica eso es más significativo y crea una vulnerabilidad.

“Tenemos el reto no solo de informarnos sobre cuáles son esas opciones políticas, pero también de gestionar nuestras propias emociones porque es probable que haya actores interesados en utilizar esas emociones para llevar agua a sus propios molinos y en un contexto de redes sociales y desinformación pueden ser un caldo de cultivo”, dijo el asesor.

Román se negó a hablar sobre las repercusiones que ese clima adverso podría tener en el abstencionismo ya de por sí histórico que enfrenta el país; sin embargo, sí aseguró que hay actores intencionados en que eso suceda.

“Una estrategia de desinformación clásica, que no nace con las redes sociales sino que es muy vieja, son las estrategias de desmovilización electoral, hay opciones políticas a las que les interesa una participación muy baja porque dentro de sus cálculos y sus estrategias es conveniente que menos cantidad de personas vayan a votar.

“Habrá actores interesados en que los electores no les estorben y no interfieran en la decisión y no debemos permitir que eso ocurra”, dijo.

El Tribunal dio el banderazo de salida para la campaña electoral de cara a esa elección del 6 de febrero, que podría ser histórica en el número de aspirantes a ocupar la silla grande de Zapote.