Última Hora

La estrategia de desescalada estratificada para pacientes con COVID-19 comenzó y la recuperación del nivel de atención en otros servicios y para otras patologías está en progreso gracias a la situación epidemiológica de la pandemia que muestra una tendencia sostenida a la baja.

Así lo informó Román Macaya, presidente ejecutivo de la Caja Costarricense de Seguro Social (C.C.S.S.), durante una conferencia de prensa realizada durante la mañana de este miércoles.

Macaya recordó el esfuerzo que realizó esta entidad durante los peores momentos de la pandemia, citando el 25 de mayo de 2021, día en que se registraron 1.439 camas con personas hospitalizadas por COVID-19, en un escenario en donde en todos los hospitales, había tan solo un total de 5 mil camas.

La estrategia de desescalada de forma concreta significa que los hospitales de la C.C.S.S. comenzarán a reducir la cantidad de camas para pacientes con COVID-19, porque la demanda de las mismas tanto en intensivos como en salón se ha reducido de forma significativa y ahora los egresos sobrepasan a la cantidad de ingresos, explicó el Dr. Mario Ruíz, gerente médico de la institución.

Comentó también que hay un 32% de reducción de los casos diarios en la semana del 7 al 13 de noviembre, respecto a la última semana de octubre.

También indicó que, para este martes 16 de noviembre, de las 352 personas confirmadas por COVID-19, 147 ocupan una cama UCI y 205 estaban en salón, lo que significa una reducción del 20% en hospitalización y de un 35% en fallecimiento intrahospitalario.

Y aunque no hay garantías de que la situación pandémica no vuelva a registrar un aumento de casos, lo cierto es que el escenario le permite ahora al país, comenzar a ejecutar una estrategia que incluye incluso el cierre del Centro Especializado de Atención de Pacientes con COVID-19 (CEACO), el cual estaba dedicado exclusivamente a la atención de contagiados con el virus.

¿En qué consistirá la desescalada?

Dicha estrategia fue elaborada por la Gerencia Médica y estará conformada por ocho fases, en cada una se ejecutarán acciones que concluirán con una atención hospitalaria que regresará a la normalidad y en donde COVID-19 será una patología más sumada a las que se les dará atención.

De acuerdo con la Dra. Yerly Alvarado, asesora de la gerencia médica, las fases estarán distribuidas de la siguiente manera:

Fase 1: En esta fase se dará la reorganización hacia la normalidad de la atención de la institución. Es aquí cuando se dará el cierre técnico del CEACO, para que este retome la atención de servicios hospitalarios y quirúrgicos para pacientes que requieren rehabilitación.

Fase 2: En la segunda fase, se ejecutará una reducción de camas COVID-19 en los Hospitales Periféricos. Las autoridades tienen como meta concentrar los casos que se presenten con contagios en algunos centros por región. Estos serían: el Hospital Tomás Casas para la región Brunca, Hospital de La Anexión para la región Chorotega, Hospital de Guápiles para la región Huetar Atlántica y Hospital Nacional Psiquiátrico para las regiones Central Norte y Central Sur.

En esta segunda fase también se pretende que el Hospital Nacional Psiquiátrico disminuya, en alguna cantidad, su oferta en atención COVID-19 para también recuperar la atención en enfermedad mental hospitalaria para las mujeres que requieren internamiento.

Fase 3: En tercer lugar, se hará una reducción de las camas en los hospitales regionales. La idea es que en este punto se dé el cierre técnico del Hospital Nacional Psiquiátrico como centro de atención para pacientes con COVID-19. La Caja reorganizará en esta etapa, las camas de los hospitales nacionales de manera simultánea para que ambos vayan teniendo la capacidad para atender a los pacientes COVID y a los pacientes no COVID.

Fase 4: En la cuarta fase se realizará una reducción de camas en hospitales nacionales. Esto incluye una desescalada total de la concentración de la Unidad de Cuidados Intensivos que tiene el Hospital Rafael Ángel Calderón

Fase 5: En la quinta fase de la desescalada se dará una distribución de casos en la red hospitalaria para atención COVID-19, en la misma línea que se hizo en la fase 1.

Fase 6: Aquí la institución hará una apertura aun mayor de las camas en hospitales nacionales.

Fase 7: La ampliación de camas tendrá un mayor aumento en los hospitales regionales.

Fase 8:  En la última fase, se trata de toma de medidas extraordinarias. Esto quiere decir que ante un aumento de casos que sobrepase la capacidad hospitalaria, se valorará con base en las condiciones epidemiológicas las necesidades regionales y las posibilidades que se tengan.

Según el presidente ejecutivo, el inicio de la ejecución de esta estrategia es posible debido a la situación epidemiológica, la disminución de nuevos casos, la reducción de la demanda de servicios hospitalarios de pacientes con COVID, el avance de vacunación y la necesidad de recuperar servicios para pacientes no COVID.

Spotify TeleticaRadio