El Sistema de Pago Electrónico para el Transporte Público Remunerado de Personas (Spetp) se implementará primero en el tren (febrero) y luego en los autobuses (setiembre). 

El Spetp permitirá acceder a todos los servicios de transporte público sin manipular dinero en efectivo, así se aumentará la eficiencia y se dará un mejor servicio a la población.

“El Banco Central tiene, como uno de sus objetivos estratégicos, la modernización del sistema de pagos del país, la profundización de los medios electrónicos de pago y la reducción gradual en el uso de efectivo”, señaló Rodrigo Cubero, Presidente del BCCR.

El ministro del MOPT, Rodolfo Méndez, explicó que esta es una acción más en la agenda de modernización del transporte público. “Mediante el trabajo articulado hemos avanzado en el diseño integral de lo que será el sistema nacional de pagos especializado, una gran acción para modernizar este servicio público”, agregó.

El Spetp se implementará gradualmente, comenzando con el servicio de trenes, seguido de rutas urbanas en San José y sus alrededores, hasta cubrir el Gran Área Metropolitana, para luego extenderse al resto del país.

En febrero de 2021 se hará el lanzamiento del plan piloto en el tren, con 20 cobradores que aceptarán pagos con tarjetas de débito, crédito y prepago.

Siete meses después, en setiembre, se dará inicio en los autobuses de las empresas operadoras que suscriban nuevos contratos de concesión.

El Spetp se está desarrollando bajo el principio de soberanía tecnológica, de manera que no dependa de proveedores específicos y el país pueda manejar su evolución, su expansión y la implementación de nuevas funcionalidades cuando se requieran.

Además, será el primer sistema de pago electrónico de la región basado en dos tipos de medios de pago: aquellos que satisfacen las especificaciones EMV (Europay-Mastercard-Visa) y cuenten con tecnología de pago por proximidad (contactless), así como teléfonos móviles con una aplicación que genera códigos QR.

Con el fin de garantizar el acceso de todas las personas a los servicios de transporte público, se continuará aceptando el pago con efectivo hasta que se determine que ya no es necesario. 

Entre los beneficios de este sistema, destacan el acceso ágil y más rápido al servicio de transporte público, ahorros significativos por parte de los operadores en el manejo del dinero en efectivo, así como mejores condiciones de seguridad y de salubridad para los usuarios y conductores.

Asimismo, se permitirá la integración tarifaria y el ahorro en viajes que incluyan más de un servicio.