Última Hora

Pacientes y organizaciones se quejan de la baja en trasplantes de riñón, por parte de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Decenas de personas esperan un trasplante, mientras las listas de espera aumentan y las soluciones aún no aparecen.

El problema de no contar con un órgano, no sólo deteriora poco a poco su cuerpo, sino que también los posiciona de cara a la muerte.

La fundación para pacientes de nefrología señala como causante la disminución de trasplante la creación de un nuevo modelo de pago puesto en práctica en el 2017.

El modelo buscaba reducir costos en intervenciones y que miembros del equipo de trasplantes, realizarán esta labor fuera del horario en caso de que haya donante cadavérico.

Según estadísticas del Ministerio de Salud, en el Hospital México y San Juan de Dios, se ve una baja en la cantidad de trasplantes, que coincide con la aplicación del modelo de pago en 2017.

En el México se contabilizan 20 trasplantes en el 2016, en el 2017 bajo a 14 y para el 2018 solamente cinco.

Y en el San Juan de Dios en el 2016 se registraron 10 trasplantes de riñón, en el 2017 bajó a tres y en el 2018 solo dos.

La Caja discute soluciones, lo cierto es que este modelo de pago del 2017 era un plan piloto por un año y en el 2019 aún no se presentan modificaciones ni respuestas para los pacientes que ruegan por un cambio. 

Para más detalles puede ver el vídeo adjunto.