Última Hora

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) reportó, esta mañana, el hallazgo de indicios balísticos en la propiedad de Buenos Aires donde seis personas fueron asesinadas en octubre anterior.

Según el director de la Policía Judicial, Wálter Espinoza, la posible evidencia fue encontrada durante un nuevo barrido de las autoridades, que siguen tratando de dar con los responsables de la masacre.

“Hoy estamos haciendo una nueva incursión en la zona, inició a las 6 a. m. con personal de Fuerza Pública, Policía de Fronteras, zapadores, personal especialista en homicidios y otros funcionarios del OIJ para hacer un recorrido y una revisión exhaustiva y detallada de la propiedad donde ocurrió el homicidio.

“Pese a que tenemos algunos problemas de comunicación por lo alejado y retirado del lugar donde se está ejecutando la diligencia, tenemos datos que indican de la posible localización de indicios de carácter balístico que podrían ser sometidos a comparación para obtener datos importantes relacionados con las armas de fuego utilizadas en el hecho”, aseguró el jerarca.

Espinoza insistió en que este hallazgo aún no puede confirmarse como evidencia en el caso, pero que realizarán los análisis para poder establecer o descartar su relación.

El hecho, ocurrido el 17 de octubre anterior en el sector de Llano Bonito, se presentó en la propiedad de un estadounidense de apellido Sandusky, de 61 años.

Junto al extranjero, fueron asesinadas cinco personas más oriundas todas de Pérez Zeledón e identificadas como de apellidos Quesada Cascante de 44 años, Villarevia Rivera de 41 y Quesada Villarevia de 20, además de una mujer de apellidos Zúñiga Rodríguez de 40 años y un hombre identificado como Borbón Muñoz de 38 años.

Quesada Cascante era un mecánico de la zona quien visitó la propiedad en compañía de su esposa (Villarevia) e hijo.

A tres meses del hecho, la tesis de las autoridades es que la masacre tiene que ver con un asalto y que, quienes cometieron el delito, decidieron no dejar testigos.