Última Hora

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) recomendó a Costa Rica una aplicación “pareja y sin exenciones” del impuesto de valor agregado (IVA) como una estrategia para mejorar su situación fiscal y promover la justicia social.

La recomendación se enmarcó en la presentación del tercer Estudio Económico de Costa Rica de la OCDE, el primero luego de que el país fuera aceptado para participar de ese selecto organismo y en el que participaron miembros de la OCDE, ministros y representantes de los supremos poderes y el presidente Carlos Alvarado.

“En el tema de los tipos reducidos del IVA, yo debo decirle señor Presidente que en mi experiencia no solo como mexicano sino como exministro de Hacienda, que teníamos una serie de exenciones en el IVA y resulta que entonces todo el mundo se iba por el agujero de la exención, todo el mundo sentía que tenía algún pretexto alguna cosa para poder ubicarse en la exención.

“Entonces llegamos a la conclusión de que si se quiere hacer justicia social hay que hacerla con el gasto más que con los impuestos, porque si uno exenta a los grupos termina beneficiando generalmente a los más poderosos, a los que pueden aprovechar los recovecos legales y formales, mientras que con el gasto sí se dirige a los más vulnerables. Entonces muy parejo para todos, las mismas reglas para todo el mundo, la experiencia ha sido así para la OCDE y esto lo hemos confirmado una y otra vez”, dijo a Alvarado el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría.

El secretario añadió, además, que ve con buenos ojos un aumento en el porcentaje que se cobra en Costa Rica por el impuesto (hoy máximo 13%), siempre y cuando esto se haga para compensar reducciones en otros como renta o utilidades.

“El IVA es menos distorsionante que impuestos a empresas y trabajo, en general el mundo está bajando esos para estimular inversión y empleo, pero la cuestión es cómo compensamos esos ingresos?

“El IVA es un impuesto que ha resultado que se adapta mejor a aumentos, pero con aplicación pareja, sin excepciones ni agujeros”, afirmó.

Gurría también dio la razón a Alvarado sobre uno de los puntos que más se le han criticado en los últimos meses y que responde a la flexibilización de la regla fiscal en las municipalidades y otras entidades en medio de la pandemia del COVID-19.  

“La regla fiscal es algo que todos los países de la OCDE ya adoptaron o están en proceso de adoptar como una forma de que exista una norma dura en los límites del gasto y el déficit.

“Pero en este momento en particular hemos sido partidarios de la mayor flexibilidad posible para poder atender a la gente, sobre todo a los más vulnerables. Estamos en una situación extraordinaria y única, en la cual el número de personas afectadas es incierto, pero será siempre un número muy grande y en América Latina, con la informalidad tan alta que tenemos, se nos hace muy complicado detectarlos”, dijo el secretario, no sin antes alabar nuevamente el trabajo de Costa Rica en este punto por ejemplo con el bono Proteger.

El informe también recomienda gravar los ingresos de las cooperativas y eliminar exoneraciones de los hogares de mayores recursos, lo mismo que la posibilidad de gravar con renta el aguinaldo.