Última Hora

El jueves 1° de octubre será un día que doña Alba Gutiérrez nunca olvidará, no solo porque nacieron sus hijas gemelas, sino porque vivió momentos muy particulares durante y después del este feliz acontecimiento.

Con casi nueve meses de embarazo y pensando que tendría solo a una niña, la mujer fue atendida en la Clínica de Jacó. De ese centro médico salió  hacia al Hospital Monseñor Sanabria de Puntarenas en labor de parto.

Sin embargo, ya montada en la ambulancia y a eso de las 11 de la noche nacieron Jimena y Gabriela.

De inmediato, se movilizaron hacia el hospital; pero se toparon con los bloqueos de Caldera, donde los manifestantes los retuvieron por 40 minutos, aproximadamente.

“Había un bloqueo en Caldera y ahí estaban tirando bombas y todo. Gracias a Dios no pasó a más, los policías actuaron rápidamente, entonces no pasó nada. Yo venía adentro de la ambulancia y las bebés ya estaban nacidas”, contó la mamá a Teletica.com.

Según relata la paciente, la sorpresa más grande fue que ella desconocía por completo que eran gemelas, pensaba que sería madre de solamente una bebé.

“Yo tenía parto para el 11 de octubre, no sabía que eran gemelas. El doctor me había hecho un ultrasonido a los seis meses y me dijo que era una niña”, aseguró Alba.

A eso de la 12:30 de la madrugada fue cuando las autoridades intervinieron con antimotines en la zona de Caldera, dejando pasar a la ambulancia que traía a esta familia.

Doña Alba, Jimena y Gabriela todavía están en el Hospital de Puntarenas, todas en buen estado de salud.

Ataque a ambulancia

El conductor de la ambulancia que trasladó a la paciente de la Clínica de Jacó hasta el bloqueo, publicó su versión de los hechos en redes sociales.

Se trata de Juan Barrantes, trabajador de Soporte Vital Costa Rica. Según cuenta él, ellos recibieron el llamado para trasladar a la mujer en ambulancia.

Esta dio a luz en el parqueo de la Clínica, dentro de la unidad, y se la llevaron de emergencia para el Monseñor Sanabria.

“Después de que nace la primera bebé, nos damos cuenta que venía una segunda bebé, la cual nació con sufrimiento fetal. Nació un poco más pequeña y sin signos. Se realizaron todos los procedimientos y maniobras posibles para ayudar a esa bebé. Gracias a Dios la bebé reacciona y ya con signos respirando llorando”, comenta Barrantes.

Él asegura que en el bloqueo los manifestantes sí estaban dejando pasar a las ambulancias, sin embargo, la que él conducía era extremadamente grande para el espacio, por lo que se solicitó una unidad más pequeña.

“Inmediatamente procedo a coordinar con los compañeros para que me envíen la segunda ambulancia de Orotina. Esa es una ambulancia pequeña como las de Cruz Roja. Cuando llega donde están los antimotines, los antimotines no dejaron pasar la segunda ambulancia para que realizara el trasbordo y el traslado de las bebés y la madre”, agregó.

“¿Cuál fue la sorpresa? Que, por más señas, por más sirena, por más todo, se le informó a los de la Fuerza Pública e hicieron caso omiso a la ambulancia y empezaron a lanzar gases lacrimógenos a las personas y directamente a la ambulancia”, concluyó el conductor.