Última Hora

Iker de 5 años y Génesis de 6 años son dos hermanos apasionados por sus estudios, tanto así que caminan más de un kilómetro para poder llegar a un lugar donde puedan captar señal de Internet y conectarse a sus clases virtuales.

No es un lugar apto para estudiar, es en plena vía pública. Ahí, con una sabana en el piso, se acuestan y realizan esfuerzos para poder ingresar al curso del Ministerio de Educación Pública (MEP).

Ellos son vecinos de San Jorge de Coyote, Nandayure. Según cuenta Porfirio Mora, abuelo de los niños, desde hace un año le robaron el cableado telefónico a la comunidad y desde entonces el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) no les ha solucionado esta problemática.

“Tenemos que caminar más de un kilómetro para llevar a los nietos a recibir las clases virtuales y no hay ni corriente. Nosotros ya le habíamos solicitado al ICE los cables porque se los habían robado, pero dijeron que ellos ya no iban a poner más cables ahí”, comentó Mora.

Los vecinos de la zona denuncian que está problemática no solo afecta los estudiantes, ya que en casos de emergencia es casi imposible tener comunicación (las comunidades aledañas también sufren de esta situación). Además, cuando está lloviendo dicen que “no se puede salir del lugar y los niños pierden sus clases, y se afecta su aprendizaje”.

“El país está pasando por momentos difíciles, nos piden quedarnos en casa, y qué podemos hacer aquellos padres de familia que deseamos que nuestros hijos tengan una excelente educación, aunque tengamos que caminar más de un kilómetro para poder tener conexión de Internet”, señaló el presidente de la Junta Administrativa del Liceo de Coyote.

Porfirio Mora, abuelo de los niños afectados, le comentó a Teletica.com que están en proceso de recoger firmas para denunciar la situación a la Sala Constitucional.

Este medio pidió una reacción al ICE en horas de la mañana, pero la institución no ha enviado una respuesta sobre el tema.