Última Hora

Un niño de 8 años que sufrió graves quemaduras cuando viajaba en motocicleta se recupera para cumplir su sueño de ser oficial de la policía montada.

De un momento a otro todo paso de felicidad a preocupación. En cuestión de segundos esta familia vivió una gran emergencia.

El pequeño Sebastián Ramírez sufrió quemaduras cuando iba con su tía en motocicleta.

Al menor lo trasladaron muy delicado al Hospital de Niños donde recibió todos los tratamientos, incluyendo trasplante de piel.

Él requería terapia para recobrar la confianza, algunos movimientos y sobre todo poder tener una mejoría en su estado de salud.

Al enterarse de este anhelo del menor de ser oficial de la Policía montada, los miembros de este cuerpo policial ofrecieron brindar ayuda.

Con los caballos de la policía Sebastián recibió equino terapia.

La felicidad del menor es sin duda una gran muestra de que entre todos es más fácil salir adelante después de sufrir un accidente como fue el caso de este guerrero.