Última Hora

Kaleth Cuadra Ávila, de 9 años, fue uno de los dos menores que falleció tras contagiarse con COVID-19.

El lunes anterior pidió a los médicos videollamar a su madre, pues anhelaba decirle que no estuviera triste y todo iba a estar bien.

Ese contacto con ella fue el último, pues un día después falleció tras complicarse su salud.

El menor estaba internado en el Hospital Nacional de Niños pues tenía varios padecimientos y el COVID-19 hizo que estos se complicaran.

La familia de Kalet no sabe cómo se contagió. Asegura que siempre tuvieron todos los cuidados, en especial cuando acudían a sus citas médicas.

Antes de fallecer, Kalet logró cumplir uno de sus sueños más anhelados, convertirse en un policía.

En febrero anterior la Patrulla Infantil de la Policía Municipal de San José lo hizo realidad y lo convirtió en Policía Municipal y además fueron parte de la celebración de su cumpleaños número 9 en el Museo de los Niños.

La madre de Kalet asegura que lo vivido es algo que cuesta entender, pero que ha logrado ir superando al recordar que su hijo hoy está en un mejor lugar.

Ella pide hacer conciencia y no olvidar que el COVID-19 aún está y que es una enfermedad muy potente.

Kalet fue cremado y hoy su madre desea cumplir un sueño. Por eso pide de su ayuda.

Si desea colaborar puede contactarla al teléfono 60-03-71-39

Kalet Cuadra Ávila era de Aserrí. Ahí lo recuerdan como un niño bondadoso, humilde, con mucho amor y lleno de Dios.

Es precisamente ese el legado que deja este pequeño en todos aquellos que en algún momento compartieron con él, legado que estará presente aún en su ausencia.