Última Hora

Cinco mujeres cultivan flores comestibles en las faldas del Cerro Chirripó. El proyecto se llama “Madre selva”. Inició poco antes de la pandemia y ya ha tomado fuerza.

Tienen clavelinas, claveles, petunias, pensamientos, geranios, gerberas, torenias, dragón y margaritas. Las siembran en invernaderos y son productos orgánicos.

Las comercializan en pastelerías y hoteles cinco estrellas, en donde se utilizan como ingrediente para preparar ensaladas, platos fuertes, postres y cócteles.

Exportar a mercados en Europa, Estados Unidos y Canadá es una posibilidad latente a largo plazo para este emprendimiento.

Spotify TeleticaRadio