Última Hora

El Hospital San Juan de Dios reportó la muerte de un hombre que permanecía en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de ese centro médico tras haber consumido metanol.

Este sería uno de los cinco pacientes que ingresaron al hospital con esta condición.

La primera fue una mujer en estado de embarazo, quien se fugó del hospital luego de que le realizaran una cesárea de urgencia. Su bebé fue trasladado al Hospital Nacional de Niños en condición delicada.

La doctora Ileana Balmaceda, directora del San Juan de Dios, confirmó que los otros tres pacientes continúan hospitalizados y en condición crítica.

“El papá del niño o la pareja de esta señora está en una condición crítica en el servicio de Neurocirugía, donde está con una alteración permanente de la conciencia. El otro caso es un paciente que además está con COVID-19, él está en valoraciones con una alta probabilidad de ceguera permanente”, indicó la jerarca.

El cuarto caso es un paciente también delicado, que se encuentra con síndrome de abstinencia. El quinto caso falleció.

Según los médicos, el metanol es un alcohol tóxico para el organismo, ya que el hígado no lo puede procesar, lo que produce falla a nivel ocular, renal y al final multiorgánica, se podría decir que es un 'veneno’.

Tras las cinco recientes intoxicaciones, el Ministerio de Salud realizó este martes operativos específicos en Alajuelita, Aserrí y La Unión, donde aparentemente pudieron haber ocurrido dichas intoxicaciones. Esto con el fin de identificar si en estos lugares se está comercializando bebidas alcohólicas adulteradas con metanol.

En el operativo se tomaron alrededor de 20 muestras de diferentes productos, las cuales fueron enviadas a Inciensa.

Desde julio del 2019 se mantiene vigente una alerta sanitaria emitida por la venta de productos adulterados con metanol.

En el 2019 fallecieron 29 personas producto de la intoxicación con dichos alcoholes adulterados.