Última Hora

Luego de meses de atraso el Ministerio de Salud comunicó finalmente este jueves a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) la aprobación del protocolo de atención clínica para la aplicación del aborto terapéutico en los diferentes hospitales del país.

El protocolo, conforme lo dicta el Decreto Ejecutivo firmado en diciembre de 2019, estandariza la actuación en la red de servicios de salud de los diferentes profesionales (medicina gineco-obstétrica, perinatología, enfermería obstétrica y grupos de apoyo, entre otros) involucrados en la valoración de las mujeres en las que se considere que su vida o su salud estén en peligro y que soliciten la interrupción terapéutica de su embarazo, por ellas mismas o por el médico tratante, de acuerdo con lo establecido en la norma técnica. 

“La solicitud activa la organización de un grupo de tres profesionales para estudiar el caso en particular y determinar si la interrupción terapéutica del embarazo es la única alternativa médica posible para resguardar la vida o la salud de la mujer”, aseguró el Ministerio en un comunicado de prensa.

El grupo de profesionales estará compuesto por dos especialistas gineco-obstetras más otro especialista en relación con la enfermedad presentada en la mujer solicitante. Si fuera necesario el grupo puede hacer alguna interconsulta con otros especialistas.  

Ellos tendrán tres días para valorar el caso, tomar una decisión y comunicársela a la paciente. Si no hay acuerdo entre los tres profesionales, la decisión se tomará por mayoría.

En el caso de que la decisión sea negativa, la embarazada podrá solicitar una nueva valoración por una única vez; si los médicos la avalan la última palabra será, en todos los casos, de la paciente.

Lo mismo sucederá en el caso de que los médicos recomienden la interrupción del embarazo pero la mujer se oponga. El embarazo continúa.

“Después de la revisión técnica que se siguió se verificó que cumpliera con todo lo contemplado en la norma respectiva que fue publicada en diciembre de 2019 y ya con esto la Caja tendrá mayor seguridad para aplicar este procedimiento”, dijo a su vez el ministro de Salud, Daniel Salas.

El protocolo aprobado indica que cada establecimiento médico debe establecer las condiciones adecuadas para realizar estos procedimientos. Todos los procedimientos serán fiscalizados por el Ministerio de Salud.

También afirma que cada establecimiento médico debe establecer las condiciones adecuadas para realizar estos procedimientos, así como un protocolo de acción. Todos los procedimientos serán fiscalizados por el Ministerio de Salud.

El decreto ejecutivo aprobado en diciembre del año pasado le daba a la CCSS seis meses para la redacción y definición de ese protocolo, sin embargo, Salud retrasó esa aprobación final pese a la insistencia de diferentes sectores, incluida la Conferencia Episcopal de Costa Rica, que abogaba por conocer el protocolo antes de su publicación.