Última Hora

Este lunes 24 de mayo inicia la "pausa" en el curso lectivo 2021. Debido a esta situación, los médicos temen que se presente un aumento en la cantidad de accidentes en casa, que involucren menores de edad.

Con la suspensión de clases, el año anterior, se vio un efecto de este tipo.

La directora del Hospital Nacional de Niños (HNN), Olga Arguedas, confirmó que durante el 2020, cuando los niños pasaron mucho tiempo en su casa, se vio un incremento de quemaduras, mordeduras de perro e intoxicaciones. Les preocupa que esto pueda volver a ocurrir durante los dos meses de "vacaciones" adelantadas. 

Sin embargo, el año pasado también se registró una disminución en accidentes de tránsito y consultas por infecciones respiratorias. 

¿Y la violencia? 

La violencia infantil en los hogares es otro tema que preocupa a los expertos durante este periodo, según contó la doctora Arguedas. 

“Con los casos de violencia siempre tenemos ese temor de que más bien estemos viendo en subregistro. Eso significa que la violencia igual esté sucediendo, pero como el niño no sale del entorno familiar, que es donde usualmente sucede, simplemente no haya un maestro o un vecino que esté detectando la situación y eso haya hecho que el número de casos no muestre aumento", explicó la directora del centro médico. 

Esto podría ocurrir, entre otras muchas causas, porque los padres pasan mucho tiempo en casa con los niños, provocando que la tolerancia sea menor.

"Las pausas escolares tienen poco impacto"

La doctora Olga Arguedas ​confirmó que, hasta el momento, no se ha comprobado un impacto importante en el contagio del virus producto de la suspensión de clases. 

Sin embargo, como Hospital de Niños sí están de acuerdo con la decisión, ya que fue tomada como último recurso y, además, llegó acompañada de otras medidas rigurosas.

“Lo que nosotros sabemos hasta la fecha es que las pausas escolares en realidad tienen muy poco impacto en la transmisión del COVID. Ni para arriba, ni para abajo", añadió la experta. 

Lo que es cierto es que esta medida reduce la movilidad urbana, lo que sí tiene un efecto positivo sobre la transmisión del COVID-19.