Última Hora

Un médico costarricense intentó entrar al país con 80 pruebas rápidas de COVID-19. 

Sin embargo, estas fueron decomisadas por el Ministerio de Salud en un operativo realizado con el Servicio de Vigilancia Área del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría y la Dirección General de Aduanas.

Dichas pruebas se encontraron este martes en el equipaje del pasajero, quien llegó en un vuelo humanitario proveniente de Colombia. El valor de los productos incautados ronda los $2.800.

El Ministerio de Salud enviará este caso, junto con las pruebas incautadas, a la Fiscalía del Colegio de Médicos de Costa Rica, pues el pasajero es médico costarricense.

Salud reitera que cualquier empresa o persona que desee inscribir pruebas COVID-19, puede gestionarlo; pero debe cumplir los requisitos de registro sanitario para equipo médico, los cuales garantizan la efectividad del producto.