Última Hora

Costa Rica tiene más de 1.000 Ebais, cuyos médicos y enfermeros atienden en primera línea la mayoría de casos positivos de COVID-19.

Una vez que se detectan, los pacientes son referidos a los hospitales.

Que nuestro país cuente con esa cantidad de Ebais a lo largo y ancho del territorio es clave para la contención del virus, según señalan diferentes voces expertas, entre ellas la directora del Área de Salud de San Pablo de Heredia, la doctora Noris Acevedo.

El acompañamiento de estos centros de salud hacia las personas con COVID-19 va más allá de una referencia médica.

Pese a que Costa Rica fue ejemplo mundial por la contención de la pandemia, ahora enfrenta una segunda ola de contagios, donde no bastará con el buen trabajo médico. Se necesita que la población no afloje sus medidas preventivas.