Última Hora

Con apenas 11 años, María Fernanda Barrantes daba sus primeros pasos en el fútbol sala con el Comité de Deportes de Alajuela, ahí se mantuvo compitiendo hasta los 16 años, cuando decidió quedarse definitivamente en el fútbol.

De igual manera el conjunto para quien jugaba, pertenecía al comité deportivo erizo, solo que en aquel entonces llamado UCEM – Alajuela.

Después siguió su carrera en San José, luego con Moravia, el Saprissa, hasta llegar al actual club, Alajuelense; sin dejar de lado los diferentes procesos de Selección Nacional mayor a la que llegó, desde muy joven, con apenas 17 años.

Los genes de su padre, el exfutbolista Carlos Barrantes, calaron muy hondo en la goleadora, quien a sus 30 años se siente orgullosa de todo lo alcanzado en el balompié femenino costarricense.

Y es que la artillera nacional, se encuentra a las puertas de obtener otro galardón más a su destacada trayectoria futbolística. Barrantes cumple junto con Shirley Cruz y Lixy Rodríguez un papel fundamental dentro de la joven plantilla de la escuadra manuda. Es de las que lleva la voz de mando dentro del camerino, tratando de orientar a las de menos recorrido.

Por su paso en el equipo morado, tiene mucho conocimiento del camerino y sus contrincantes, por lo cual sabe que será un compromiso sumamente difícil. Mucho menos cuando se trata de una final nacional. Está consciente que deberán hacer un partido inteligente en Tibás, para poder ir seguras a cerrar en casa.

Aún tiene fresco el recuerdo de la semifinal pasada donde las moradas las dejaron fuera de la disputa por el título, este juego servirá a las “leonas” para tratar de cobrar revancha por lo acontecido anteriormente.

Dentro de los roles que cumple, de los más importantes es hacerle saber a sus compañeras que la disputa de un cetro es diferente y se juega de manera especial.

Esta final nacional, tendrá un tinte diferente para la goleadora ya que podría ser su cuarto título como profesional. Anteriormente había logrado dos títulos con el Saprissa, sumado el de Apertura ganado el lunes anterior. Barrantes espera con ansias el inicio de la final, para tratar de cerrar con broche de oro un semestre exitoso personal y grupalmente.