Última Hora

El presidente de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Román Macaya, se refirió nuevamente a dos compras de mascarillas que hizo la institución y afirmó que no se pueden excluir oferentes nuevos en un proceso de adjudicación.

Estas dos compras han sido cuestionadas por supuestas irregularidades; sin embargo, Macaya reiteró que los procesos que lleva la Caja son transparentes. 

“La logística mundial para la compra de insumos personales para atender la pandemia por COVID-19 está colapsada y ya no hay capacidad de entrega como antes, por saturación, y esto ha afectado a varios oferentes de la Caja y ya no tienen la capacidad. Ante esto, han ingresado 108 oferentes nuevos para las compras y nosotros por normativa no podemos excluirlos simplemente porque antes no estaban en el mercado”, señaló el jerarca.

Para el presidente de la Caja, esto iría en contra de la libre competencia.

Como parte del proceso, la institución primero hace una indagatoria de proformas de los oferentes y en una comisión técnica se verifican las cualidades y características del material a comprar.

"Luego de la indagación, sigue la selección del contratista donde encontramos la oferta formal y la amplitud de los factores técnicos. También realizamos análisis técnicos administrativos y legales de los oferentes; de las siete ofertas recibidas se valida una vez más y se escogen los que cumplen y tienen los precios más competitivos", explicó Macaya.

“Desde la semana anterior la auditoría interna de la Caja está investigando todas las compras para que sean transparentes y revelarlas públicamente”, agregó.

Este jueves en junta directiva, la Caja recibirá un informe del gerente de Logística, Luis Fernando Porras, sobre las dos compras.

Además, Macaya fue enfático y dijo que hasta el momento no hay ninguna denuncia formal a raíz de estas dos compras u otras.

“La institución, al día de hoy, no ha pagado nada que no haya recibido, sino más bien trabaja contra entrega”, indicó el jerarca.