Última Hora

Nacional

Los secretos del peor negocio de RECOPE

El proyecto de ampliación de la refinería de Moín amenaza con costarle $50 millones al Recope sin dejarle al país absolutamente nada a cambio

En SORESCO, de $100 millones quedan $31 millones. A esa firma se le encomendó ampliar la refinería de Moín. Hoy ni los estudios sirven para nada. Los chinos quieren dejarse el dinero que queda.

En esa empresa china costarricense que nació para invertir $1.500 millones y modernizar la refinería de Moín, ocurren tantas cosas insólitas que es el peor negocio de RECOPE en toda su historia.

Lo sorprendente en esa firma no es que la Fiscalía General apresó, por pocos días, a sus principales empleados chinos y costarricenses. Los acusó de malversar $70 millones, en unos cuantos años.

Lo extravagante de SORESCO, la empresa binacional que está alojada en una lujosa oficina en Forum Uno, en Santa Ana, es que, entre muchos hechos, hasta su último gerente se largó del país y no sabe dónde está.

Eso sucedió antes de las detenciones administrativas que decretó la Fiscalía General. Ese ex gerente se ha convertido en prófugo de la justicia costarricense. Sólo se escuchó que está enfermo, pero nadie sabe que padece.

El chino dejó botado un salario mensual de $12 mil, carro y casa de lujo en río de Oro de Santa Ana a cambio de no hacer nada, de permanecer ocioso. Sencillamente porque ese inmenso negocio con los chinos está paralizado, aunque no en ruina porque todavía le queda un fondo de $31 millones que los asiáticos no quieren soltar.

Hay otros que aseguran, con más discreción, que el ejecutivo se largó asustado porque un acto de corrupción en China se paga con la muerte.

Lo que nadie sabe es por qué SORESCO debe tener siempre un gerente chino. Ningún costarricense ha ocupado ese cargo desde el 2007.

Los que justifican esa paternidad del cargo son los chinos. Dicen que existe un papel firmado por RECOPE y los chinos que decreta el ADN de la gerencia de SORESCO.

El problema es que el documento nadie lo encuentra. No aparece en ningún archivo físico o virtual. Ni siquiera aparece una fotocopia.

Tal vez por eso una mujer china anunció, en la última reunión de junta directiva entre los chinos y RECOPE, que quiere ser la gerente de SORESCO. Alega que le corresponde ese cargo.

La mujer pretende ganarse el salario de $12 mil y las otras prebendas en un cargo que pareciera que no tiene límites en el tiempo.

Esa mujer manejaría más de $50 mil en planilla y puede autorizar compras o gastos hasta por $2 millones, sin pedirle permiso a nadie.

¿Qué es SORESCO?

SORESCO nació en el 2007 por un acuerdo entre los gobiernos de China y Costa Rica. Surgió para hacer de la vieja refinería de RECOPE una entidad moderna y con capacidad para refinar 60 mil barriles de petróleo diarios.

Luego de su nacimiento, cada gobierno aporto $50 millones. La contraparte costarricense siempre la asumió RECOPE.

El actual presidente de RECOPE, Alejandro Muñoz, fue, primero, tesorero de SORESCO. Más tarde asumió la presidencia de la sociedad binacional antes de acceder al cargo más importante de RECOPE.

Once años después a la empresa se le acusa de despilfarrar $69 millones de los $100 millones en el pago de estudios que ahora no sirven para nada. Están desactualizados y muestran errores metodológicos.

El dinero de SORESCO se ha usado en viajes, pago de casas de lujo para uso de ejecutivos chinos, cancelación de expatriación de asiáticos y otras actividades que ya se frenaron.

Estudio relacionado

El negocio de los chinos en RECOPE fue, desde su inicio, muy ventajoso e inclinado hacia ellos.

La idea era que SORESCO modernizara las unidades de refinamiento que posee RECOPE en Moín desde hace varias décadas.

Los chinos eran representados por el principal holding petrolero de ese país llamado CNPC.

Tanto ellos, como RECOPE, pensaban construir otras unidades de refinamiento para hacer de todo eso una empresa de vanguardia en Centroamérica.

El proyecto total sobrepasaba los $1.500 millones. A los $100 millones del capital semilla se le agregarían préstamos con bancos de desarrollo internacionales. Al menos esas eran las pretensiones iniciales.

Al final, cuando las obras estarían concluidas, los chinos arrendarían las nuevas y modernizadas instalaciones de la refinería a RECOPE a un precio con el que el país ganaría el 16 por ciento anual sobre sus aportes.

El problema es que los chinos comenzaron a incumplir acuerdos desde el nacimiento de la empresa binacional.

Se manejaron con arrogancia durante los gobiernos de Oscar Arias y Laura Chinchilla.

La principal violación de los chinos nació en el 2011 cuando SORESCO encargó un estudio de factibilidad sobre la futura refinería que costó $1.4 millones.

La factibilidad era vital para iniciar el negocio pero, en el acuerdo, se dijo que ese estudio debía hacerlo una empresa que no estuviera relacionada con ninguna de las dos partes.

El problema es que los chinos hicieron totalmente lo contrario. Dispararon primero.

El estudio se encargó a una empresa china llamada HQCEC, claramente relacionada con la empresa petrolera de ese país.

Lo extraño es que el estudio prohibido lo aprobó RECOPE y, seis días después, lo acogió el Concejo de Gobierno de Laura Chinchilla, en junio del 2011. ¡Nadie se opuso al estudio! ¡Nadie alegó vínculos entre HQCEC y CNPC!

Ese silencio permitió que RECOPE hiciera el aporte de $50 millones a SORESCO, plenamente autorizada.

Poco después un grupo de diputados detectaron la relación del estudio con el grupo petrolero chino. Lo probaron hasta en el propio sitio web del holding.

La relación la confirmó, luego, la Contraloría General de la Republica, institución que ordenó que el estudio no se usara para ningún propósito. Literalmente prohibió su uso.

Al principio los chinos protestaron y apelaron. Dijeron que la prohibición nacía de una mala traducción del acuerdo entre los dos países.

RECOPE también protestó en el gobierno de Laura Chinchilla. Incluso, esa institución demandó judicialmente a la Contraloría por su intromisión.

Pero cuando llegó el gobierno de Luis Guillermo Solis, RECOPE quitó la demanda y, desde entonces, SORESCO se paralizó, se volvió inútil.

Otros hallazgos

Los periodistas Rodolfo González, director del programa de Siete Días, y Lafitte Fernández hurgaron parte de los secretos de SORESCO y conocieron que:

a. RECOPE ha hecho esfuerzos, después de las últimas dos administraciones liberacionistas, para evitar que se malgasten o desvanezcan los $31 millones que quedan del capital semilla de $100 millones.

b. En dos ocasiones, RECOPE ha pedido a jueces civiles que detengan el drenaje del presupuesto que queda (una tercera parte del capital semilla). Fueron gestiones sin éxito.

c. A los trabajadores chinos se les daba un mes de vacaciones pagadas por cada tres meses de trabajo. Además, se les entregaba un boleto aéreo hasta China para que descansaran. Eso se eliminó.

d. Entre el 2010 y 2012 se pagaron $1.3 milones en pluses a los trabajadores chinos. Los pagos son ahora más selectivos.

e. En un momento, RECOPE pagaba, directamente, siete empleados de SORESCO. Pero también pagaba la mitad de otros 23 trabajadores cuya mayoría no están en SORESCO.

f. Ante las sospechas de que los fondos financieros los chinos los manejaban mal, al llegar la administración de Luis Guillermo Solis se presentó una denuncia ante la Fiscalía General para que se investigara la moralidad del negocio. En ese entonces el Fiscal General era Jorge Chavarría no movió un dedo para determinar qué pasaba en SORESCO.

El presidente ejecutivo de RECOPE, Alejandro Muñoz, dijo que pidieron era que se aclarara el “manejo de eso montón de dinero”. Entregaron los documentos, pero las investigaciones ni siquiera empezaron.

Mejorar Imagen

Los chinos intentaron, en algún momento, mejorar la imagen de SORESCO y certificar que ellos hacían un buen manejo de las cuentas financieras.

Para cumplir con ese propósito, los chinos realizaron una auditoría financiera para encarar las críticas sobre cómo los chinos manejaban las finanzas de SORESCO.

Pero ese ejercicio no les salió bien a los chinos en SORESCO. Sobre todo porque los auditores de RECOPE rechazaron el método aplicado. También dijeron que unas “cifras no cuadraban”, que algo no se hizo correctamente.

Luego de eso, nada mejoró para SORESCO. Por eso es que el presidente de RECOPE sentencia: “La verdad es que SORESCO no le ha dado ninguna ganancia al pais”.

Ahora los directores de RECOPE en SORESCO se dedican a decirle “no” a todo lo que propongan los chinos y a reducir, al máximo, los gastos en esa binacional. Al menos esa es la confesión que hace Alejandro Muñoz.

Por eso es que RECOPE se opuso, recientemente, a que se nombrara una gerente china con un sueldo mensual de $12 mil. La doctrina del “no” se aplica sin tregua en SORESCO.

Arbitraje y aspiraciones

RECOPE y los chinos evitan hablar del arbitraje que los asiáticos presentaron contra Costa Rica para no causar líos diplomáticos entre los dos países.

Teletica.com y Siete Días saben que los chinos quieren quedarse con $30 millones de los $31 millones que todavía quedan en las cuentas bancarias de SORESCO.

Esas son las pretensiones que mantienen los chinos desde que presentaron un arbitraje en la Cámara de Comercio de Londres.

El silencio nace porque se estima que el arbitraje es muy sensible frente a las relaciones entre China y Costa Rica.

En el arbitraje, los chinos reclaman con tres argumentos: 1) Costa Rica aplicó una prohibición basada en una mala traducción de un documento chino. 2) que Costa Rica eliminó, sin consultarlos a ellos, una demanda contra la Contraloría General de la República 3) Costa Rica paralizó los trabajos y estudios unilateralmente.

Si los chinos ganan el pleito internacional, Costa Rica no sólo tendría que pagar los $30 millones sino también una elevadísima suma en pago de abogados y rigores procesales.

Cada país no solo paga abogados caros, litigantes internacionales profesionales, sino también aportan los honorarios de al menos uno de los tres árbitros y asumen las costas del juicio.

Los chinos pagan el segundo árbitro y entre los litigantes cancelan al presidente del tribunal. Todos los debates se realizan en China, San José o Londres. Eso eleva los gastos por el arbitraje.

El presidente del tribunal es el inglés italiano Luca Rodecali. Los chinos designaron como su árbitro al holandés Albert van der Berg. El árbitro de RECOPE es el chileno Fernando Mantilla Serrano.

Los litigantes costarricenses son abogados colombianos expertos en litigios de ese tipo. Los chinos se apoyan en un despacho de Hong Kong.

En SORESCO, sus empleados siguen sin hacer nada. La causan penal de la Fiscalía sigue adelante. RECOPE, el socio de los chinos, ya definió su papel: si no quieren disolver la empresa binacional, “seguiremos diciéndole no a todo lo que propongan”.

Lo peor de todo es que, de los $69 millones utilizados, nada se debe rescatar para el futuro de RECOPE. Ni siquiera la vieja microbús que traslada a los chinos a Forum Uno.