Última Hora

La llegada de turistas a Costa Rica cayó en casi un 70% durante el primer año de pandemia, dejando a cientos de familias sin sustento y al borde de la desesperación.

El anuncio de cierre de fronteras marcó el inicio de una de las mayores crisis para el turismo nacional: una medida necesaria para contener la pandemia, pero que traería repercusiones enormes para la economía de muchos costarricenses.

La afectación va más allá de nuestras fronteras; pues, aún con la reapertura de los aeropuertos, el interés y temor por viajar pasan la factura.

Según datos del Instituto Costarricense de Turismo, en el 2019 nos visitaron 3.139.008 turistas, mientras que en el 2020 solo 1.011.912 extranjeros arribaron al país. Esto representa una caída de un 67,8% en la visitación.

La mayoría de los negocios turísticos son emprendimientos familiares que dan trabajo a personas de la misma comunidad, de ahí el impacto que generó la pandemia.

En el caso de hoteles, el 94% son pymes y minipymes, con hospedajes de 40 habitaciones o menos.

Repase el reportaje completo en el video adjunto.