Última Hora

Decretar ley seca durante la pandemia podría aumentar el contrabando de licores y la adulteración de las bebidas alcohólicas.

El gran número de fiestas y aglomeraciones que atiende cada fin de semana la Fuerza Pública tiene en alerta a las autoridades.

Esa preocupación llevó hasta el Plenario Legislativo una reforma a la ley que regula la venta de bebidas alcohólicas para que los municipios puedan decretar ley seca en sus cantones.

Sin embargo, limitar la venta de licor podría traer severas consecuencias, entre ellas un aumento en el mercado ilícito y adulteración de bebidas alcohólicas.

Solo el año pasado murieron cerca de 30 personas debido a intoxicaciones con alcohol adulterado.

El proyecto para decretar ley seca durante una emergencia nacional también tiene detractores en la Asamblea Legislativa.

La medida también afectaría al sector formal que depende de esta actividad.