Última Hora

La carrera para desarrollar una cura contra el coronavirus se acrecenta. Laboratorios en todo el mundo trabajan contra reloj para combatir a letal virus.

Costa Rica no es la excepción.

El equipo de Speratum, liderado por el virólogo Christian Marín, inició la primera etapa de investigación para desarrollar una terapia que destruya el Sars.Cov-2, el virus causante del COVID-19.

El proyecto consiste en crear moléculas que ataquen directamente al virus.

Los científicos rediseñarán el modelo de terapia en el que vienen trabajando desde hace varios años para tratar el cáncer de páncreas. Esta terapia se basa en el uso de moléculas que actúan por medio del sistema de ARN interferente.

Estas moléculas serían introducidas al cuerpo de los pacientes con COVID-19 por medio de nanotecnología.

Desarrollar una terapia contra el coronavirus no es tarea fácil y, por eso, se requiere cumplir con una serie de etapas. La primera tomará entre tres y cuatro meses.

La segunda fase es más compleja, se requieren hacer pruebas con el virus en un laboratorio de bioseguridad. Ese trabajo se hará fuera del país.

Esta potencial terapia podría probarse en humanos en unos ocho a doce meses.

De forma simultánea, el laboratorio seguirá trabajando en el tratamiento para el cáncer de páncreas, proyecto que se viene desarrollando desde el 2014 y que está a pocos meses de sus primeros ensayos en humanos.

El trabajo que realiza Speratum desde hace seis años es reconocido dentro y fuera de nuestras fronteras.

Además, el desarrollo de esta terapia podría servir de base para enfrentar otros patógenos.

Decenas de laboratorios en todo el mundo trabajan en el desarrollo de más de 400 compuestos farmacológicos, todos con un mismo objetivo: encontrar la cura contra el COVID-19.