Última Hora

Un joven médico del Hospital Calderón Guardia falleció, la madrugada de este lunes, en un aparatoso accidente de tránsito ocurrido en La Uruca.

Se trata de Emmanuel Ulloa Bertrand, de 35 años y residente del Servicio de Medicina Materno-Fetal de ese centro de salud.

Él ingresó a residencia en Ginecología y Obstetricia en el año 2014 y terminó la especialidad en el 2018. Trabajó el año de servicio social en el Hospital Monseñor Sanabria y luego volvió al Hospital Calderón Guardia a hacer la subespecialidad en Medicina Materno-Fetal.

Decenas de mensajes y fotografías de amigos, pacientes y familiares han llenado su cuenta de Facebook: lo recuerdan como una excelente persona y profesional. 

"Fuiste el mejor en todo, excelente médico, profesor, ser humano". "Definitivamente una persona excepcional". "Un amigo que tuvo un gran corazón, tu partida nos deja sin palabras a muchos", dicen solo algunos de los posteos.

El joven fue profesor universitario de la carrera de Terapia Física, trabajo que, según las publicaciones, marcó a muchos estudiantes y compañeros.

Además, estaba casado desde el año 2013, según el Tribunal Supremo de Elecciones.

Sus hobbies más importantes eran la poesía, el canto y la guitarra. Era amante de la Medicina y el café.

Tres meses antes de fallecer, publicó en poema sobre la muerte en su canal de YouTube, donde compartía su talento.

En este aseguraba que viviría cada día como si fuera el último: "cada gota de alegría posible, hasta la última caricia, hasta el último beso". Esa obra agrega, además, que cuando su hora de partir llegara, no la estaría esperando, sino que la muerte "lo tomaría por sorpresa". 

Irónicamente, así fue.

“No, no pretendo una vida sin problemas. No pretendo solo solsticios, no pretendo solo días soleados, pero si las tumbas son para los muertos, por qué he de aceptar una en vida. Por qué he de vivir en sombras, por qué he de unirme a la cadencia de los muertos vivientes.

"No pretendo un día sin noche, no pretendo solo caricias, no pretendo rosas sin espinas, pero si las tumbas son para los muertos por qué he de vivir enterrado, por qué he de dejar mi carne para los buitres, por qué he de hacer del panteón mi jardín de juegos. Por eso, a pesar del gris, por eso, a pesar de la noche, por eso, a pesar de las espinas, planeo extraer de esta vida la última gota de alegría posible, hasta la última caricia, hasta el último beso".

"Y ya que, indefectiblemente que la muerte sí llegará, no la estaré esperando. Me tomará por sorpresa, entre amigos, con una copa de vino en las manos, riendo, con los labios gastados de besar, las suelas rotas de andar y el alma llena de amar”, decía el poema.

El accidente

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) confirmó la muerte de Emmanuel Ulloa producto de un accidente.

El hecho ocurrió pasada la medianoche de este lunes, frente al Hospital México.

"Parece que venía en el sentido San José- Alajuela cuando, en apariencia, perdió el control del automotor y chocó contra unos árboles. El vehículo se volcó y este quedó prensado", indicó el OIJ.

El caso se mantendrá en investigación.