Última Hora

Montserrat Morales rescató el 14 de diciembre pasado a un perrito de raza American Stafford de cinco años de la localidad de León XIII, en San José. Lo llevó a una veterinaria para que lo curaran, ya que tenía un tumor en la oreja y problemas en la piel. Además, lo castraron y no fue hasta que estuvo completamente recuperado que la joven rescatista decidió ponerlo en adopción.

Quería que fuera una persona conocida y por eso confió en una chica de apellido ​Ordóñez, la cual se mostró muy interesada por el perro llamado Remy.

"Me dijo que allá donde ella vivía (Playas del Coco) no le faltaría nada, que eran una pareja, ella y su novio, tenían dos perros más, lo llevarían a la playa y hasta a la piscina. Me mandó fotos del lugar y me lo pintó perfecto", comentó Morales.

El 1 de enero, Morales se fue con Remy hasta Playas del Coco, Guanacaste, para dejarlo en su nuevo hogar. Lo que no se imaginó es que el perro sería, aparentemente, abandonado hasta acabar muerto.

Remy tenía problemas de piel y un tumor en la oreja cuando fue rescatado.

Todo se empezó a complicar dos días después de haber entregado a Remy.  Según Monserrat, la mujer le dijo  que el perro no se estaba adaptando a la casa, los demás perros de la casa se estaban peleando con él y además la intentó morder porque le quería quitar un pedazo de pizza (que estaba en la basura) del hocico. 

"Para que veas la calidad de persona que es esta chica, me dijo que ya no quería tener a Remy porque estaba poniendo a los demás perros desobedientes y que no iba a poner por encima a un perro adoptado que a sus perros de raza que le costaron mucha plata y esfuerzo", contó Morales.

Al parecer, la pareja terminó su relación, por lo que Ordóñez se fue de Playas del Coco y dejó a Remy con su exnovio. 

Remy era un perro raza American Stafford de cinco años.

"Lo dejaron sin comida ni nada, me dijo la vecina que le había estado dando comida porque no había nadie en la casa del exnovio hace días. La vecina se puso en contacto con una fundación animalista de Playas del Coco, la cual le consiguió una nueva casa, pero un día antes de que llegaran a rescatarlo, el exnovio llegó a la casa, le tiró piedras al perro, lo agredió y lo fue a perder", acotó la joven.

Al enterarse de la situación, Morales dio a conocer el caso en las redes sociales. A partir de ese momento, la historia de Remy se viralizó y Morales empezó a recibir mensajes de los vecinos de la pareja en Playas del Coco y Sardinal, quienes le comentaron que habían encontrado a un perro atropellado y muerto en la calle, justo en la vía que conecta estos pueblos guanacastecos (a unos cuatro kilómetros de la casa donde estaba).

Remy fue encontrado muerto en estado de descomposición avanzada.

"Ordóñez nunca se hizo responsable, solamente lo abandonó en la casa de un 'mae' que maltrata animales y los odia y fue a perder a Remy, un angelito que había sufrido su vida entera", finalizó.

Morales está en este momento fuera del país, por lo que no ha podido presentar la denuncia física ante el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), pero planea hacerlo a su regreso.

Así se veía Remy después de su recuperación.

Se le consultó al Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) cómo proceden casos tan complejos como este. La entidad respondió que, "al ser un caso de abandono se presenta la denuncia en el Juzgado Contravencional, pero, como debido al abandono se le causa la muerte, también podría ser una denuncia presentable ante el OIJ".

Teletica.com intentó conocer la versión de la muchacha señalada, pero al cierre de esta nota no obtuvo respuesta.

Spotify TeleticaRadio