El empresario Juan Carlos Bolaños continuará bajo arresto domiciliario luego de que este viernes el Juzgado Penal de Hacienda rechazará una apelación de medidas cautelares por parte de la Fiscalía.

Fernando Vargas, abogado del empresario del cemento chino, confirmó que se rechazaron las medidas solicitadas por el Ministerio Público debido a irregularidades con su tobillera electrónica.

El martes anterior en audiencia la Fiscalía alegó que el dispositivo se había desconectado por cuatro horas y por esa situación, solicitaron que Bolaños regresara a prisión preventiva hasta el 1 de mayo de 2020.

La medida fue considerada en su momento como “desproporcionada y abusiva del poder” por parte de la defensa del empresario.

Bolaños, a quien se le investiga por los delitos de peculado, tráfico de influencias, simulación de delito y denuncia calumniosa en el conocido caso del ‘cementazo’, fue detenido en noviembre del año 2017.

Tras permanecer por cerca de año y medio en prisión preventiva, el importador de cemento chino recibió el aval para salir de la cárcel y someterse a una intervención médica en su rodilla. Posteriormente cumpliría arresto domiciliario.

Esta medida fue ampliada seis meses más el pasado 1 de noviembre por parte de un juez penal.