Última Hora

El doctor Marco Vargas, jefe médico del Centro Especializado de Atención para Pacientes COVID-19 (CEACO), dejó de lado su rutina de ejercicios para auxiliar a 32 adultos mayores. 

El deber llamaba: se enteró de un principio de incendio en un hogar de adultos mayores cerca de donde estaba, por lo que de inmediato se movilizó al lugar. 

Cuando llegó, junto a otros integrantes del Cuerpo de Bomberos, atendió uno por uno a los ancianos evacuados para conocer su estado de salud. 

“Curiosamente estaba muy cerca, era antes de las 7 a. m. y estaba terminando mi entrenamiento diario en el Colegio de Médicos, entonces estaba a 300 metros", contó Vargas. 

El médico ha sido reconocido en los últimos meses por ser el jefe el CEACO; pero, además, es funcionario de la Unidad de Trauma del Hospital Nacional de Niños.

Tras la labor realizada por Vargas y sus compañeros, se determinó que solamente un adulto mayor debía ser trasladado a la clínica local para su valoración.

"Todos los despechos de Bomberos son muy importantes, pero cuando sabemos que hay personas que tienen un riesgo de movilidad, en una situación de incendio, la respuesta de la institución es con todos sus equipos y aquí estamos prestando colaboración", concluyó.