Los primeros equipos que llegaron al país en barco, se trasladaron de Caldera hasta el taller del Incofer.

Algunas piezas fueron fabricadas en China y otras en Europa.

En estas cajas hay herramientas, también equipos que permitirán levantar los trenes para afinar y limpiar las ruedas, así como cámaras infrarrojas para determinar la temperatura del motor.

Están incluidos en la compra de las nuevas unidades, una inversión que alcanzó los 32 millones de dólares.

Mientras llegan los nuevos trenes, el equipo se utilizará para dar manteamiento a las unidades Apolo.