Última Hora

Para afrontar una situación tan inesperada como el cierre de fronteras a causa del COVID-19, el Instituto Costarricense de Turismo (ICT) , Aeris y la Asociación de Líneas Aéreas Internacionales han tenido que tomar medidas para ayudar a la economía y así hacerle frente al virus.

Para acolchonar el impacto que esta situación tendría en la economía de nuestro país, el ICT declaró la industria turística en estado de calamidad y es así como se generaron tres ejes estratégicos y ocho líneas de acción para protegerla.

Una de esas acciones son las líneas aéreas que viajan a Costa Rica, a las que se les ha hecho un rebajo del 5% al precio del combustible y también la institución hace esfuerzos importantes para que se les hagan precios especiales a las tripulaciones que llegan al país. Así se planea atraer aerolíneas y reactivar la economía.

El ICT, por el momento, tiene una fuerte campaña para promocionar a Costa Rica fuera del país, con el mensaje de que al visitarnos los turistas encontrarán un sistema de salud robusto que le va a permitir tener una vacación segura.

Aparte del turismo de extranjeros, la institución espera que realmente lo que active la economía sea el turismo local.

Aunque no hay seguridad de las medidas a futuro, la administración del Aeropuerto Juan Santamaría es consciente de que la forma de viajar va a cambiar.

Así que desde este momento la Asociación de Aerolíneas y el Ministerio de Salud trabajan de la mano y se preparan para que los viajeros tengan la mejor experiencia cuando vuelvan a la terminal.

Pese a que aún no hay claridad de qué pasará con el futuro de la aviación, lo cierto es que se trabaja arduamente para salir adelante de esta crisis.