Última Hora

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) realizó el traslado de 11 pacientes COVID-19 del Hospital Escalante Pradilla, en Pérez Zeledón, hacia otros centros médicos de la Gran Área Metropolitana (GAM).

Teletica.com conversó con el doctor Carlos Argüello, director a.i del Hospital Escalante Pradilla, quien aseguró que este sistema es una gran ayuda ya que si se libera el flujo de pacientes COVID-19 evitan saturar el centro médico y así pueden atender de la mejor manera a todos los pacientes que llegan en general.

Mencionó que este proceso se realiza desde que inició la pandemia, solo que a menor escala de pacientes COVID-19, “el proceso de traslados a hospital del GAM no inició con estos traslados que hicimos hoy, todos los días nosotros hacemos entre 1 y 3 traslados, lo que pasa es que en algún momento dado se nos congestionó más pacientes de lo normal, porque estaban ingresando más de lo que nosotros podemos trasladar”.

Por dicha razón agradecieron que les colaboraron con el traslado de múltiples pacientes ya que “fue un gran alivio”.

Con respecto a si el flujo de enfermos puede volver a aumentar, el director mencionó que es algo que no pueden asegurar con certeza.

“Todavía nosotros tenemos muchos pacientes, pero uno no puede predecir cuántos pacientes más van a llegar. De hecho, después de ese traslado múltiple que hicimos trasladamos otro paciente más y estamos planificando trasladar cuatro pacientes más mañana. Seguimos intentando con todos los recursos disponibles desahogar más el hospital”, aseguró.

En este momento el hospital Escalante Pradilla cuenta con 15 camas COVID-19, pero tienen un plan de contingencia en caso de que se supere la capacidad, con la posibilidad de aumentar 26 camas adicionales.

En cuanto a camas UCI tienen dos, pero tienen la posibilidad de ampliar a siete.

Normalmente la entidad ha procurado concertar la mayor cantidad de pacientes posibles en los hospitales del GAM que tienen más recurso de personal y equipos. Pero cuando estos pacientes se recuperan en San José, coordinan una ambulancia de la CCSS la cual los trae de vuelta a Pérez Zeledón y de ahí ellos los terminamos de reubicar en sus hogares, según explicó el médico.

Con respecto a lo que está por venir, Argüello aseguró que la situación es complicada, en el sentido de que es un reto lo que se viene, ya que todas las fiestas de fin de año son épocas para celebrar con los seres que uno quiere.

“Debemos tener conciencia de que el virus del COVID-19 sigue atacando a nuestra población y nosotros tenemos que ser responsables, acatando las medidas de protección necesarias, cuidándonos, evitando aglomeraciones, utilizando la mascarilla y la careta, insistiendo en el lavado de manos y el distanciamiento y evitar que las celebraciones salgan de nuestra burbuja.

“Esa sería la recomendación más importante, teniendo en cuenta que la burbuja son las personas que viven en nuestro hogar, porque en ese tiempo de celebración malinterpretamos que las burbujas pueden ser las burbujas laborales, los compañeros de trabajo, las burbujas de la comunidad o las burbujas del barrio, o las burbujas de amigos y creo que este no es el momento más oportuno para poder entremezclar grupos, porque así es como se disparan los brotes”, advirtió el jerarca.

El Hospital de Pérez Zeledón maneja pacientes de todas las edades, sin embargo, desde que inició la pandemia no han tenido internados adultos mayores, solo pacientes adultos, esto de acuerdo con la información del director.