Última Hora

Gabriel Saborío Soto, la persona que se ve en el video que circula en redes sociales, tirando a un gato desde el octavo piso de un edificio en Curridabat, publicó una carta de reconocimiento de responsabilidad por sus actos.

En las últimas horas, diversos sectores y la ciudadanía en general, ha manifestado el repudio al acto de crueldad, el cual está establecido como un delito, de acuerdo con la Ley de Bienestar Animal. Incluso, este domingo grupos de personas se manifestaron en las afueras de la residencia de los padres de Saborío.

La carta se publicó en una cuenta de Facebook que lleva por nombre “Obag obas” por lo que Teletica.com se comunicó con Saborío a su teléfono celular, quien confirmó la autoría de este texto.

“Sí es mi cuenta. Yo cambié el nombre por la cantidad de ataques. He recibido amenazas de muerte al igual que mis familiares”

Saborío indicó en el texto publicado,  estar arrepentido por su comportamiento y manifestó que se pone a las órdenes de la Fiscalía General de la República, para afrontar las consecuencias de acuerdo con la legislación costarricense.

“Desde hace varios años soy una persona enferma por adicciones y he recibido tratamientos en múltiples ocasiones, para lo cual siempre conté con el apoyo de mi familia, que nunca ha perdido la fe en que yo logre algún día recuperar la salud. Cuando se dieron estos hecho s hace varios meses, yo estaba en una de mis peores crisis, y hasta había intentado quitarme la vida, por lo que terminé en un hospital de San José”

Más adelante agregó, que en el momento en que decidió tirar al felino por el balcón, se encontraba bajo los efectos del alcohol y drogas, y respondió a la presión social de las otras personas que estaban con él en ese momento.

Solano también confirmó que perdió su trabajo en la empresa ACOBO en donde laboraba y que se están haciendo las gestiones para que abandone el condominio en donde residía. Aclarando que para este proceso tomará un defensor público.

El caso está en este momento en investigación por parte de la Fiscalía General de la República.