Última Hora

Los cambios que generará la reforma tributaria aprobada en el país serán percibidos por toda la población, pero de forma progresiva.

En el Ministerio de Hacienda afirman que, si bien algunas implicaciones se reflejarán una vez publicada la reforma en el diario oficial La Gaceta, otras tardarán hasta seis meses para que entren en vigor.

Según Nogui Acosta, viceministro de Hacienda, en las personas de menores ingresos el impacto va a ser casi imperceptible debido a que los impuestos a los salarios más bajos no se incrementan.

“Habrá un cambio inmediato en el tema de las reformas en renta, renta de los salarios, globalización de las rentas y en las amnistías tributarias. En el tema del Impuesto al Valor Agregado (IVA) tendríamos que esperar seis meses y para el tema de la canasta básica un año”, explicó Acosta.

Otro de los cambios se presentará en el calendario tributario, ya que se pasará del modelo “cafetalero” que va de octubre a setiembre al convencional que va de enero a diciembre.

El viceministro señaló que la aplicación total de la norma que contempla el plan fiscal debería estar implementada en su totalidad para junio de 2019 y desde ya trabajan en todos los reglamentos necesarios para cumplir con esa previsión.

“Debemos apresurar el paso para poder implementar los reglamentos, algo en lo que hemos venido trabajando desde hace un par de meses para estar listos. Siempre tuvimos la confianza de que el país iba a tomar la decisión correcta”, agregó Acosta.

Un aspecto a destacar es la mejora en las calificaciones de riesgo que se vinieron abajo en los últimos meses. Por tal motivo, en Hacienda solicitarán una autorización por parte de la Asamblea Legislativa para aprovechar esta circunstancia de emitir los títulos en mercados internacionales.

“Los títulos en el Gobierno de Costa Rica se están revalorando y tienen una demanda importante, queremos aprovechar esta oportunidad. Eso nos daría la oportunidad de salirnos del mercado local y salir a acceder recursos para los empresarios en el mercado local” agregó.

Efectos a largo plazo

El presidente de la República Carlos Alvarado aseguró tras la aprobación del plan fiscal en segundo debate que Costa Rica “ha evitado una crisis y dado un paso a la estabilidad y la confianza”.

En Hacienda aseguran que luego de que entre a regir la Reforma Tributaria, la proyección del gobierno es que las finanzas públicas se saneen en cuatro años.

“Desde el punto de vista del déficit fiscal nosotros tenemos un horizonte de cuatro años para llegar a la meta que nos hemos trazado que es tener un déficit primario en 0 o un superávit primario, lo que significa que cuando nosotros comparemos nuestros ingresos con nuestros gastos, excluidos los intereses, tengamos un sobrante”, describió Acosta.

De lograrlo, el país podría pagar parte de la deuda externa de forma normal sin renunciar a la posibilidad de endeudarse para cometer obras de infraestructura o grandes proyectos.