El Ministerio de Salud llegó, la mañana de este lunes, a realizar pruebas COVID-19 a unas 50 personas en la cuartería donde habitaba un joven que falleció el sábado en el Hospital San Juan de Dios, donde ingresó en estado de 'shock'.

Las cámaras de seguridad de la Policía Municipal de San José muestran el momento en el que los funcionarios se presentan a la cuartería ubicada en el centro de la capital.

Todas las personas muestreadas tuvieron contacto con el fallecido, cuya prueba post mortem dio un resultado positivo por COVID-19.

La víctima, todavía sin identificar, habitaba en la cuartería. 

"Fue abordado en la calle por la Cruz Roja. Al estar en la ambulancia hizo paro presenciado, según refirieron cruzrojistas", confirmó el centro médico.  

Pese a las maniobras en la sala de reanimación, el paciente murió. Las autoridades desconocen por qué no buscó atención médica a tiempo.

Desde el sábado, la cuartería es vigilada por una patrulla de la Policía Municipal para evitar que sus ocupantes salgan. Los oficiales, además, se apoyan con las cámaras de vigilancia.

Las autoridades temen que los casos en cuarterías se sigan disparando debido a la cantidad de personas que hay en estos lugares y por las escasas medidas de higiene.

Recientemente, detectaron que en muchas cuarterías de la capital realizan un negocio con el alquiler de espumas: cobran entre mil y 5 mil colones la colchoneta para que las personas pasen la noche.

Las autoridades mantendrán vigilancia constante en estos establecimientos.