Última Hora

Por más de seis minutos la oscuridad tomó Costa Rica aquel 11 de julio de 1991.

Un eclipse total de sol puso a todo el país con su mirada hacia el cielo mientras la luna se encargaba de ocultar la luz del astro rey.

Los faroles del alumbrado público se encendieron y hasta cuentan que los gallos cantaron como si se tratara del amanecer.

De aquel inolvidable día ya pasaron 26 años y según los físicos las generaciones que nazcan durante este siglo probablemente nunca vivirán una experiencia similar.

Eso sí, tendrán la posibilidad de ver un eclipse parcial de sol el próximo 24 de agosto.

Se estima que el próximo eclipse total de sol que se podrá apreciar en Costa Rica será hasta el  2233.