Última Hora

En medio de voces que gritaban la frase "no a la impunidad", el dueño de la empresa MECO ingresó a los Tribunales del II Circuito Judicial de San José.

Carlos Cerdas llegó acompañado de su abogado, Erick Ramos, quien fue muy escueto en sus declaraciones.

"Simplemente afrontar la obligación judicial", dijo el defensor antes de ingresar a la audiencia de apelación de medidas cautelares.

"No vamos a hacer comentarios", agregó Ramos. 

El empresario también guardó silencio, únicamente respondió cuando le consultaron que por qué había acudido este lunes.

"Hay que concluir con esto", dijo. "No era obligatorio, ¿usted quería estar aquí?", le preguntó una periodista. "Sí claro", agregó Cerdas.

Protesta sindical

Los sindicatos se mantienen en las afueras de los Tribunales de Goicoechea, desde muy temprano y con banderas de Costa Rica, para expresar su molestia por las medidas cautelares que dictó el Juzgado Penal de Hacienda.

Precisamente, esas medidas serán apeladas el día de hoy ante el juez Hugo Porter Aguilar del Tribunal Penal de Hacienda.

La protesta fue convocada por Albino Vargas, secretario general de la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP), a través de sus redes sociales.

El dueño de MECO fue detenido el 14 de junio como sospechoso de participar en una aparente red organizada que habría entregado sobornos a funcionarios públicos a cambio de beneficios en materia de contratación de proyectos viales.

Salió de prisión tras cumplir con una caución de $5 millones, pero la Fiscalía insistirá en que a él y 13 personas más les dicten un año de prisión preventiva, alegando peligro de fuga, obstaculización de la investigación y continuidad delictiva.